Receta tarta de manzana fácil

¡Hola! Son muchas las tartas que me gustan y decidir una como favorita me cuesta horrores… Si es verdad que entre mis tartas preferidas están las de manzana, de hecho en el blog ya os he publicado 2 recetas. Y hoy os publico la tercera…

Clases de tarta de manzana hay muchas: con hojaldre, tipo bizcocho, tipo strudel, caliente, fría… Pero la que os publico hoy tiene una característica que destaca por encima de todas las que he nombrado: la FACILIDAD para prepararla. Así que si tienes unos minutines y quieres disfrutar de una tarta de manzana recién hecha… ¡Apunta esta receta!

Os juro que esta receta la hice en un plis. Fui al super a por mermelada (que era lo único que no tenía) y me puse manos a la obra. Además fue una receta sorpresa para el cumpleaños de mi marido 😉

Para preparar esta tarta de manzana fácil necesitáis:

  • 3 manzanas
  • 4 huevos
  • 200 gr de harina
  • 100 gr de azúcar moreno (podéis usar blanco)
  • 30 gr de mantequilla
  • 1/2 sobre de levadura en polvo (Royal)
  • Mermelada de Melocotón

Los pasos a seguir son muy fáciles

Primero que todo pela y corta las manzanas. Corta dos de ellas a daditos pequeños y la otra a medias rodajas finas (imitando la forma de la luna). Resérvalas.

A continuación bate los huevos con el azúcar. Una vez estén bien mezclados ambos ingredientes, añade la mantequilla y vuelve a batir.

Añade a la mezcla la harina y la levadura tamizadas y sigue batiendo hasta que todos los ingredientes estén completamente incorporados. Añade los daditos de manzana y remueve con una espátula para que se integren bien con el resto del preparado.

Vierte la mezcla en un molde desmoldable previamente engrasado (se puede usar mantequilla o aceite para ello) y espárcela bien. Reparte las rodajas de manzana por la superficie de la masa, puedes hacer una forma de rosa, ponerlas formando círculos… Ten en cuenta que esta parte será la que quede a la vista.

Introduce el molde en el horno precalentado a 180º durante unos 30 minutos. Dependiendo del tipo de horno puede tardar más o menos, así que mejor controlarla. Yo usé la función ventilador y calor abajo.

Una vez este lista, la sacamos y la dejamos enfriar. ¡Cuesta no caer en la tentación de comerse un trocito con lo bien que huele!

Una vez fría, pintamos la superficie de la tarta con la mermelada de melocotón y… ¡a comer!

Lo ideal es consumir la tarta tal cual, pero si sois muy golosos os recomiendo calentarla un poco y acompañarla de una bola de helado de vainilla… ¡DE MUERTE!

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest, Youtube y Google+

¿Quieres compartir este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *