10 cosas que cambian cuando eres madre

¡Hola!
Que la vida cambia con la llegada de un bebé es algo obvio.
No me refiero al típico cambio que te amarga la vida, como dice mucha gente y del cuál oiréis muchísimas frases como: “Ya no podrás salir”, “se le terminó la vida social”, “se acabó el pasarlo bien”…
Cada vez que alguien me ha dicho una de esas frases me he hecho la sueca, porque nosotros no hemos dejado de salir por tener a E, de hecho ella suele venir con nosotros y hacemos planes contando con ella, sí es verdad que has tenido que adaptarte un poco a ella y, por ejemplo, muchas de las cenas que hacíamos con amigos fuera de casa, ahora las hacemos en casa, pero, en parte, mejor porque hace frío y en casa se está calentito jeje.
Pero bueno, dejando a un lado este cambio que depende mucho de cómo quieran afrontar los padres su paternidad… Si es verdad que hay cosas que cambian, así que hoy os quiero contar 10 cosas que han cambiado en mi vida desde que tengo a E.

1. Cuando eres madre descubres en ti misma una fortaleza de la que no te creías capaz, te das cuenta que tienes una fuerza casi “sobrenatural” durante el parto y luego esa fuerza se queda en ti. Fuerza para afrontar las nuevas experiencias y fuerza para hacer frente a tu ego.
2. Te olvidas de los relojes, tus horarios los determina tu bebé, habrá días que a las 8 de la tarde ya estarás en la cama y otros en que comerás a las 12 del mediodía o a las 4. En tu vida habrá un nuevo orden, aunque en ocasiones, es más bien un desorden.
3. ¡Bienvenida al mundo de la improvisación! Creo que nunca he improvisado tanto como ahora, era mucho de tener las cosas planeadas y ahora vivo más el día a día, ¡con un bebé nunca se sabe! Además te verás improvisando canciones y cuentos en más de una ocasión.
4. ¡Adiós vergüenza! Irás por la calle hablándole, cantándole y haciéndole carantoñas a tu bebé y te va a dar igual quién te mire.
5. Ya no te darán asco las cacas, los pipis, los vómitos y otros empastres, al contrario, habrá días que serás la persona más feliz del mundo porque ¡Tu bebé por fin hizo caca!
6. Por mucho que vayas justa de tiempo, siempre tienes un hueco para darle más besos y abrazos a tu bebé, sobre todo cuando te tienes que separar de él aunque sea un par de horas.
7. Conoces la fuerza del amor y es que te enamorarás de un ser que casi no conoces, pero crearás con él un vínculo muy especial y conocerás aquello que llaman “amor incondicional”.
8. Tu cintura probablemente no será la misma y no te verás igual que antes (aunque hayas recuperado muy pronto tu peso tras el parto), pero te dará igual porque habrá una barriguita más bonita que atrapará toda tu atención: la de tu bebé.
9. Descubres el placer de una ducha tranquila, de poder ir al baño sola e incluso de ir a la peluquería o a la esteticién.
10. Tienes la sensación de que lo que antes era importante y prioritario, pasa ahora a un segundo plano o se convierten en cosas insignificantes y decides que toca vivir cada momento y disfrutar de tu familia.
 
¿Coincides con alguno? ¿Añadirías algún punto más?
Image and video hosting by TinyPic
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.