El Parto (II)

¡Hola!
Continuamos con el post sobre el parto, hoy… ¡el desenlace!
Me volvieron a pasar a la misma sala de dilatación donde había estado unas horas antes, ahora eran las 4 de la mañana del viernes 14, otra vez me pusieron las correas y esta vez el monitor iba loco, me hicieron un tacto y me dijeron que estaba de 5 cm, oía el corazón de E a través del monitor e iba a mil, seguía con contracciones en la camilla, vino una matrona y le pregunté: ¿Me váis a poner la epidural?  No obtuve respuesta.
A los 10 minutos me hicieron otro tacto, estaba de 8 centímetros, volví a preguntar: ¿me váis a poner la epidural? La matrona se queda mirándome y se ríe y le pregunto: ¿qué pasa? y me dice: Nuria, no te podemos poner la epidural, estás dilatando muy rápido, vas a tener a la niña ya. 

Ni me molestó, me armé de valor y fuerza, mi hija nacería hoy, eso lo valía todo.
De repente la habitación se empezó a llenar de enfermeras, matronas y demás, empezaron a desnudarme, me pusieron un camisón de hospital, yo veía a la gente de un lado al otro como locos, todos corrían, una le decía a la otra: La vía, ponédle la vía. Otra decía: Aún no le hemos hecho la ficha. 
Aquello era un caos, una completa locura y en eso empecé a decirles: Mi marido, llamad a mi marido, que venga mi marido. Ni p… caso, al final apreté la mano de una de las matronas y dije: Por favor, llamad a mi marido. Y gritó a otra: Sal a la sala y que entre el marido que va a tener ya a la niña.
Ya tenía a una señora entre mis piernas cuando vi llegar a M, entonces me entraron unas ganas inmensas de empujar y se lo comuniqué a la mujer esta, la cual me hizo un tacto y me dijo:Empuja cuando quieras, ya estás completamente dilatada.
Allá que fui yo, lo malo es que gritaba, por tanto no concentraba todas mis fuerzas en empujar. Así que una de las matronas me enseñó cómo hacerlo para poder usar toda mi fuerza para empujar.
Un empujo y me dicen: Ya le vemos la cabeza, es pelona. Más empujos, un pinchazo y una episiotomia, yo solo me enteré del pinchazo.
“Empuja, vas muy bien” me decían y yo empujaba, me sacaron unas barras benditas que me ayudaron a hacer fuerza, en ese momento no sabía de donde salía tanta energía para estar haciendo eso, sentía que tenía una fuerza brutal, no pensaba en nada, solo empujaba, M me animaba sin palabras, solo con gestos y miradas, yo lo agradecía.
De repente me dicen: Venga Nuria… ¡los últimos!  y al segundo empujón noté como salía su diminuto cuerpo y al segundo tenía un bebé calentito y rojito encima de mi, no paraba de llorar y moverse, comprobé su carita y sus manitas: estaba perfecta y era preciosa. Miré a M y me moría de amor, me volví a enamorar de él en ese preciso instante.
Mientras la tenía encima vino el alumbramiento (cuando sale la placenta) del cuál no me enteré, lo que si que vi son gasas llenas de sangre que salían de mi y al poco vi un anzuelo y un hilo y empezaron a coserme, eso sí que lo noté y… ¡mucho! y además… ¡me dolía! Peor que todos los empujones.
Al final me dijeron que me había puesto 3 puntos, pero claro, estos fuera, los de dentro no te los dicen, así que no sé cuántos hay por ahí…
Cogieron a E y de repente vi que no había barriga, había desaparecido, lo que si vi fue sangre y caca, mi querida hija se había hecho caca encima de mi. A ella se la llevaron para pesarla y limpiarla y a mi también me limpiaron, pero a chorro con una botella de agua fría (como os lo cuento).
Me pasaron a una cama de hospital y vi que M tenía a E en brazos, la cual me pasó y subimos a nuestra habitación. Ya éramos una familia 🙂
Cómo véis mi experienciano fue mala, fue una hora corta como dicen las abuelas, lo único malo fue el primer viaje al hospi y sobre todo las dos horas en casa muriéndome de dolor, pero el parto en sí para mi fue una experiencia brutal, ahora lo recuerdo como algo mágico y bonito.
Próximamente os cuentaré los días en el Hospital. 😉
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+
¿Quieres compartir este post?

El parto (I)

¡Hola!

Sí, sí, sí, hoy toca… ¡el parto! 

 

Sois muchos los que me habéis preguntado por mi experiencia, así que hoy empiezo a contaros cómo fue ese gran momento para mi.
Como ya sabéis, os lo adelanté en el post Ya de vuelta, después de publicar el post 40+4 Modo Yogur On, me puse con contracciones.
Eran las 18:25 del jueves 13 y noté un dolor diferente a los que había tenido hasta ahora, pero no le di importancia, ya que a lo largo de esa semana, todas las tardes tenía alguna molestia.
Trascurría la tarde y ese dolor se repetía… Así que sobre las 20:15 empecé a usar el contador de contracciones de la app de Sanitas. Ahí estaba yo móvil en mano y esperando cada contracción para registrarla.
Hice la cena, cenamos con tranquilidad y nos sentamos en el sofá, todo esto esperando que fueran más seguidas, intensas y largas. Fue a las 23 y poco cuando ya llevaba dos horas con contracciones cada 5-10 minutos, así que cogimos mi bolsa y pusimos rumbo al hospital.
Llegamos a urgencias y coincidimos con otra chica que estaba embarazada, subimos a la planta de maternidad y pasamos la otra chica y yo a una sala de espera, nuestros acompañates fuera, ¡menos mal que entré el móvil para poder avisar a M de las novedades!
En la sala de espera le pregunté a la chica que entró conmigo si estaba de parto y me dice: llevo desde el lunes con 3 cm de dilatación, pero no avanza. ¡Me quedé perpleja!
Me llamaron y entré en una sala en la que había dos gines, me hicieron las típicas preguntas de ¿desde cuándo estás con contracciones? ¿cómo son? ¿cada cuánto? y allí estaba yo respondiendo cuando me di cuenta de que hacía un rato que no tenía una contracción (¡mierda! pensé). Me subieron al potro y me hicieron una eco para ver cómo estaba E, posteriormente vino el (maldito) tacto y es que la gine que me lo hizo no tuvo ningún miramiento y fue muy bruto, me hizo un daño del copón y para postre me dice: Uy, solo tienes un centímetro.
Pasé a la sala de dilatación donde me pusieron las correas, pero mi monitor no funcionaba, yo tenía contracciones que el dichoso aparatito no marcaba, me desesperaba y además yo notaba que las contracciones iban a más, la matrona me decía que na de na.
Tras una hora de monitores, me volvieron a ver las dos gines y me dijeron que me mandaban a casa, que tal y como estaba no me podía quedar al hospital, así que salí de allí y saliendo del hospital ya me di cuenta que no andaba bien, los dolores eran fuertes y muy seguidos, de hecho una de las enfermeras que estaba fuera fumando junto a otras hizo un comentario en plan: ¿A esta chica la han dejado salir así? Era la 1 y pico de la mañana del viernes 14.
Vuelta a casa, llegamos y nos acostamos, todo esto volviendo a contar las contracciones con el móvil. Cada vez que me venía una me retorcía de dolor, me levanté de la cama para no molestar a M y fui al salón, me senté en el sofá, me tumbé, me tiré al suelo y en una de esas me tuve que ir corriendo al baño a vomitar, las contracciones cada 5 minutos y desde que había vuelto del hospital (unas 2 horas), entonces me dio una en la que empecé a tiritar y llamé a M, en 5 minutos que tardó en coger las cosas (que nos habíamos dejado en la entrada de casa) me dieron 5 contracciones, aquello no tenía fin y yo sentía que me partía por la mitad.
El trayecto en coche fue de película, acelerones, semáforos en ámbar, yo gritando… entre contracción y contracción me iba, se me cerraban los ojos y perdía la noción del tiempo jaja ahora me río de la situación, pero en aquel momento no me hacía ni pizca de gracia.
Llegamos otra vez al hospital, M empieza a dar mis datos y a mi me viene una contracción que me hace caer al suelo (literalmente), estaba tumbada en el suelo gritando y vino un par de enfermeros a subirme en una silla de ruedas, volvemos a hacer el mismo recorrido de antes, pero esta vez con contracciones, otra vez M se queda fuera y me dejan en la sala de espera, viene la matrona de los monitores de antes y me dice:
Hombre Nuria, ¿otra vez aquí?
 
Otra vez allí.
Y la continuación os la contaré… ¡mañana!
¿Quieres compartir este post?

Quinta clase de preparación al parto en la Sanidad Pública

¡Hola!

¡Llegué a la quinta y última clase de preparación al parto! jaja He hecho el completo, aquí podéis leer las 4 clases anteriores:Primera Clase de Preparación al Parto

Como ya sabéis durante 5 martes me ha tocado ir al centro de salud para que me hablasen de distintos temas de interés, sobre todo para una mamá primeriza, como yo.
La clase empezó como el resto: realizando los ejercicios, pero esta vez el ambiente molaba, además nos pusimos a contarnos cuando es nuestra Fecha Probable de Parto, cómo nos sentimos y fue un poco más llevadero.
Pasamos a las respiraciones y a la relajación, aunque yo más que relajarme ¡por poco me duermo! y es que podría pasarme el día durmiendo perfectamente jeje.
Una vez terminamos, la matrona fue a buscar un muñeco para hablarnos de la lactancia.
Como ya sabéis cuando estamos en el hospital nos sale de las mamas una secreción amarillenta llamada calostro y esta sustancia es la que hidrata al bebé hasta la subida de leche, que se suele tener unas 48-72 horas después del parto.
Primero que todo nos explicó que para dar de mamar debemos estar cómodas y relajadas, luego nos enseñó las posiciones en las que podemos poner al bebé para amamantarlo, dado que explicarlas sería un poco complicado, os dejo esta imagen donde están las que nos explicó:
Ilustración de Carlos Bonardi
Después nos explicó que es muy importante que el bebé no coja solo el pezón, sino que introduzca en su boquita el pezón, pero también la aureola para succionar bien con las encías.
Posteriormente nos habló de los cuidados de los pechos, no nos recomedó ninguna crema en especial, nos dijo que después de cada toma, podemos sacar un poco de leche, restregarla por el pezón y aureola y esperar a que se seque (se puede abanicar la zona para que se seque antes), ya que nuestra propia leche nos puede ayudar a curar/prevenir las grietas. Así mismo nos habló de los discos, importantes para no sentirnos mojadas si tiramos un poco de leche.
También nos comentó qué hacer si el pecho se nos pone rojo o cómo identificar si en la zona del pecho que está más cercana al brazo se nos ha quedado leche y cómo favorecer a que la leche de esta zona salga en las tomas.
Me pareció interesante tener esta charla, además te aclara muchas dudas, aunque está claro que luego te vienen muchas una vez has empezado a amamantar y vives la experiencia, pero no pasa nada, porque al poco de tener a E la matrona me concertará una cita y me comentará cuándo se llevan a cabo los talleres de lactancia para ayudar a las lactantes, así que… ¡os mantendré informados!
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google
¿Quieres compartir este post?

Cuarta clase de Preparación al Parto en la Sanidad Pública

¡Hola!
Ya estoy otra vez aquí para contaros una nueva experiencia en las clases de Preparación al Parto, os dejo los enlaces de las pasadas sesiones:Primera Clase de Preparación al Parto

Como cada martes, ayer tuve clases preparto y empezamos, como cada sesión, con los ejercicios para preparar los músculos de suelo pélvico, continuando con los ejercicios respiratorios y finalizando con la relajación.
Esta siempre es la primera parte de las clases, de hora y media, una hora es dedicada a estos ejercicios, los cuales se deben de hacer en casa para que sean efectivos.
Y en esta clase, una vez terminados los ejercicios, la matrona nos iba a hablar de LOS PRIMEROS CUIDADOS DEL RECIÉN NACIDO, aunque se basó sobre todo en los habitos de higiene que tenemos que tener con el bebé.
Nos explicó cómo tomar la temperatura del agua (aunque yo al principio para más seguridad usaré un termómetro) y cómo bañar al bebé. Es importante sujetarlo bien, pasando nuestro antebrazo por detrás de su cuello para que se apoye en nuestro brazo y dejar el otro libre para bañarlo, os dejo una imagen:
Imagen Vía www.guiadebebes.com
Es MUY importante tenerlo todo (champú, gel, loción, aceite, toalla, ropa…) preparado antes de desnudar al bebé, ya que cuando son tan pequeñitos y les quitas la ropa se sienten desprotegidos.
Una vez bañado y bien secadito, se pasa a curarle el ombliguito, en este caso nos recomendó cristalmina y poner una gasita encima para que no roce con el pañal.
Y si queremos hacerle un masaje, este es el momento, siempre con productos específicos para bebé.
Así mismo nos recomendó qué analicemos qué reacción tiene el bebé al bañarlo, si el bebé se calma después del baño, será bueno hacerlo por la noche, si en cambio se despeja, es mejor hacerlo por la mañana y SIEMPRE es recomendable hacerlo antes de una toma de leche.
De la lactancia, un tema que me interesa mucho, nos hablará en la quinta y última clase que será la semana que viene, ¡veremos si llegamos! De la primera sesión a esta ya hay 4 chicas de las que venían que han tenido a sus bebés.
¿Qué opináis de lo que os he contado? ¿Vosotras seguís estos pasos?
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+
¿Quieres compartir este post?

Tercera clase de preparación al parto en la Sanidad Pública

¡Hola!
Y vamos con la tercera, cada miércoles os cuento una, aquí podéis leer la primera clase y la segunda, para que no perdáis detalle 😉
Como en cada clase, empezamos con los ejercicios, esta vez no se me hicieron tan pesados como la semana anterior, creo que estoy en un punto de disfrutar al máximo lo que queda, que disfruté de hacer los ejercicios junto a otras embarazadas.
Deciros que esta semana los he hecho más (bien por mi jaja) y es que al final te mentalizas y caes en que es lo mejor que puedes hacer para preparar tu cuerpo y ¡siempre es mejor eso que nada!
Así que después de los ejercicios, las respiraciones y la relajación, pasamos a la segunda parte de la clase.
Como ya os comenté la semana pasada, esta semana el tema era el puerperio.
Que ya le hubieran podido poner otro nombre, porque ¡telita! te da un yuyín solo de escucharla que ¡pa qué!
Allí estábamos todas (menos dos, el resto somos primerizas) con los oídos bien abiertos para saber todo sobre este periodo que se incia en el mismo momento en que finaliza la tarea de parto, es decir, lo empezamos en el hospital.
Nuestra querida matrona nos explicó todo lo que viene después del parto, empezando por el día/días que estás en el hospital:
– Es importante hacer pis después del parto.
– Nada más parir no tienes leche, tienes calostro y con eso se hidrata al bebé.
– Tienes controles de los médicos para ver puntos (si es el caso) y como evolucionan tus partes después de tanto empujón.
Al llegar a casa el puerperio sigue y en este caso nos comentó los cuidados que debemos tener, no sé si los he puesto todos, al final ya tenía un cacao mental:
– No mojar mucho los puntos (si es el caso)
– Como tenemos que expulsar todo el líquido que se ha acumulado durante el embarazo, nos tocará usar compresas y es aconsejable cambiarlas cada poco para no sentirnos húmedas.
– Es bueno llevar la zona ventilada, es preferible llevar un vestido que un pantalón.
– La subida de leche se produce en casa.
– Debemos descansar y cuidarnos. Si necesitamos ayuda para arreglar casa, poner la lavadora o que nos hagan la comida, se pide.
– Es importante arreglarse un poco, nada de ir hecha un adefesio por casa.
– Hacer la primera visita post-parto a la matrona.
Lactancia. Imagen de Inma T. Guijarro
 Yo con tanta información me agobié, creo que me da ya más miedo el puerperio que el parto, además… ¡dura muchísimo más! Pero en fin, como bien dijo mi querida matrona: Poco a poco.
Así que esto fue lo que pasó en esta tercera clase, la próxima semana toca “los primeros cuidados del bebé”. Ya os contaré… ¡si llego! que ahora ya estoy en plena recta final y… ¡nunca se sabe!
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+
¿Quieres compartir este post?