Cómo afrontar la reproducción asistida
Futura mamá se toca la barriga embarazada

Cómo afrontar la reproducción asistida

Si te fijas en los embarazos que hay a tu alrededor, seguramente verás mujeres que superan los 32 años, que es la edad media a la que las españolas tienen su primer hijo,

Mientras que nuestras madres tuvieron su primer hijo a los 24, ahora es cada vez más habitual que los embarazos se produzcan más tarde. Como suele decirse, los 30 son los nuevos 20 y los 40 son los nuevos 30. Debo admitir que soy una de las excepciones, como bien sabéis tuve a mi primera hija a los 25.

Desafortunadamente, la naturaleza no perdona y cuánto más mayores somos, más difícil es quedarnos embarazadas. Y es aquí donde, ante una noticia tan triste para muchas mujeres, entra en acción la reproducción asistida, una nueva oportunidad para el deseo de ser madre. En todo el país hay multitud de centros especializados, como esta clínica de reproducción asistida en Madrid.

¿Cuáles son las causas de la natalidad tardía?

¿Las mujeres (y nuestras parejas) nos hemos visto obligadas a retrasar la maternidad o ha sido una decisión propia? En realidad, son unas cuantas causas, influidas por un contexto económico y social, que impiden a muchas personas tener hijos antes.

Por un lado, quienes ahora están en edad de tener hijos, han tenido que superar inevitablemente la crisis económica iniciada en el año 2008. Y, aunque la hayan superado, los salarios no han crecido al mismo ritmo que los productos. Tampoco ayuda que sea tan difícil emanciparse, debido al alto precio del alquiler o la compra de pisos.

Vivir limitados económicamente no invita especialmente a ser madre. Además, hay pocas ayudas si nos comparamos con otros países de Europa.

Nosotros, con dos niñas que se llevan 3 años, hemos visto siempre el mismo tipo de ayuda, que se aplica generalmente con bonos en la guardería, en el material para el colegio y en el comerdor del colegio. Además, está el bono de 100 euros al mes para la madre trabajadora. Pero no hay más.

Con nuestra primera hija, mi marido sólo tuvo 13 días de baja por paternidad. ¿Cómo puede la mujer reincorporarse si el marido no puede ayudarla? Por suerte, ahora los padres ya disfrutan del mismo tiempo que las madres, pero si un país quiere avanzar, quiere crecer, ¿por qué no apuesta decididamente por la natalidad?

Por otro lado, dejando a un lado los posibles límites económicos, ahora se prefiere disfrutar unos años en pareja o en soledad y retrasar la maternidad todo lo posible.

Cuando la solución es la reproducción asistida

Evidentemente, al retrasar el embarazo, ya sea por la edad de la mujer o por problemas de fertilidad del hombre, la fecundación puede complicarse. Lo bueno del progreso es que ahora tenemos posibles soluciones, ayudados por la reproducción asistida.

Y lo mejor de todo es que no sólo sirve para ayudar a futuros padres con una edad más avanzada. Hace ya años os hablé del caso de mi cuñada, quien ha heredado genéticamente el gen mutado CDH1, que provoca cáncer de estómago, y también de mama, en las mujeres.

Ella está bien, ha tenido que extirparse el estómago y las mamas para evitar que el cáncer se reproduzca, pero sus descendientes tienen un 50% de probabilidad de heredarlo, así que para evitarlo, han tenido que recurrir a la selección genética y a la reproducción asistida.

Ya tenía una niña, por lo que sus “deseos” de ser madre ya estaban, diremos, satisfechos. Pero ello no ha evitado que sea un proceso duro y lleno de incertidumbre, para el que hay que mentalizarse.

Según todos los indicadores, España es un referente mundial en reproducción asistida. Tal y como están las cosas, cada vez será más necesario. ¿Qué debemos hacer, qué debemos pensar o cómo debemos actuar cuando iniciamos el proceso de la reproducción asistida?

Consejos para afrontar la reproducción asistida

Lo primero que tú y tu pareja debéis tener claro que es va a ser un tiempo incierto, en el que habrá miedo y tendréis que aprender a sobrellevar el estrés. Debemos tener en cuenta que para muchas personas es casi la última oportunidad de tener un hijo de forma natural.

  1. Es muy importante conocer en detalle el proceso. La comunicación con el equipo médico es vital. Eso os ayudará a entender en qué momento del proceso estáis. Hay varias estapas durante la reproducción asistida y si falla alguna, quizá tengáis que empezar de nuevo.
  2. El miedo al fracaso o culparse por no poder ser madre, puede provocar un trastorno que influya en tu forma de ser y en la relación con tu pareja. No dejes que este proceso socabe el amor que hay entre vosotros. Buscad ayuda, incluso profesional, si es necesario. En este momento, necesitáis manteneros positivos y con confianza en el otro.
  3. La paciencia es una virtud y hay que aprovecharla. Aguanta, calma, pon tu cabeza en otras cosas para distraerte.
  4. La primera vez que hables con el equipo médico, os preguntarán todo sobre vuestros hábitos de vida y os harán diferentes pruebas. Tú ya sabes, sin necesidad de que te lo digan, qué necesitas cambiar para tener mejor salud y, por tanto,  incrementar las posibilidades de que el proceso sea un éxito. Come mejor, haz actividad física, cambia de trabajo si es necesario.
  5. Es bueno planificar el futuro y en este caso también. Programa qué ocurrirá tanto si el proceso funciona como si no. Te ayudará saber que tras ese resultado incierto, hay más caminos que escoger.

Un inciso aparte merecen las parejas que afrontaba la reproducción asistida antes o durante el período de COVID-19. La emergencia sanitaria ha impedido a estas personas iniciar o continuar el proceso, por lo que al estrés inicial se le añade la impotencia de ni siquiera poder intentarlo. Para todas ellas, la Sociedad Española de Fertilidad ha publicado una serie de recomendaciones.

Ante todo, no olvides rodearte de gente que te quiera, habla del proceso sin pudor, que no sea algo escondido, te ayudará y permitirá que los otros puedan ayudarte también.

Participa