¿Por qué un diente de mi hija se ha vuelto gris?

¡Hola! Que uno de los dientes de leche cambie de color y se oscurezca, adquieriendo un color gris, es algo bastante habitual durante la infancia. A nosotros nos ha pasado con E y al principio nos asustamos (bastante).

La causa de este cambio de color es algo tan sencillo como un golpe. Yo sé perfectamente qué día se lo dio. Fue un día en el parque. Iba con  el patinete, se enganchó con un adoquín mal puesto, se cayó y se dio con la boca contra el hierro del patinete. A simple vista solo le vimos un pequeño golpe en la barbilla, pero al cabo de unos días el diente empezó a cambiar de color.

El cambio de color no se produce al momento, sino que es progresivo y empieza unos días después del golpe.

¿Qué podemos hacer si a nuestro hijo/a se le hace un diente gris?

Por nuestra parte, poco podemos hacer. Si ya está gris, el golpe ya se lo ha dado. Es normal que nos alarmemos porque es algo que se ve a simple vista, pero es mejor mantener la calma y visitar un dentista infantil para que lo inspeccione.

¿Por qué se hace el diente gris?

Una de las cosas que más me inquietaba era saber el motivo por el que cambió de color el diente.

La explicación de la dentista que vio a E fue muy sencilla. El diente, con el golpe, perdió el contacto con la raíz y el diente definitivo, por lo que se ha quedado un poco en el “aire” dentro de la encía. La explicación técnica es que el diente se hace gris por una necrosis del nervio.

En la foto no se aprecia bien, pero se le nota bastante.

¿Cuál es la solución?

La solución más común es hacer un seguimiento del diente. Visitar al dentista según como nos paute y que tenga controlada esa pieza.

En nuestra primera visita le hicieron a E una radiografía para ver si estaba afectada la pieza definitiva (no es el caso). Después fuimos al cabo de un mes de la primera visita y ahora tenemos que volver dentro de 2 meses.

Es una forma de tener controlado el color, ya que puede oscurecerse más o estancarse. Y también hay que controlar si la pieza se mueve y cómo será el proceso de salida de la pieza definitiva (ver que salga correctamente).

Pero no es la única solución. Hay odontopediatras que prefieren (o el caso es más grave) quitar el nervio para evitar que se infecte y la cosa vaya a más. Esto se suele hacer si está la posibilidad de pérdida temprana de la pieza o que afecte al color o posición del diente definitivo.

El procedimiento que se emplea consiste en hacer un agujerito en la parte trasera del diente, limar el nervio muerto y rellenar el diente con una pasta blanca, lo cuál hace que el diente vuelva a ser blanco.

Como ya he comentado, a nosotros nos recomendaron no intervenir y siemplemente controlar. También fuimos al dentista en cuánto me di cuenta que el diente cambiaba de color, no lo retrasé.

Así que si os pasa, ya sabéis el motivo, lo que hay que hacer y las soluciones que os pueden ofrecer.

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.