Diferencias y similitudes entre el primer embarazo y el segundo

¡Hola! Me he esperado a pasar la mitad del embarazo para escribir este post. Ya han pasado casi 3 meses desde que os anuncié que vamos a ser uno más en la familia, lo sé, parece que lo anuncié la semana pasada, pero no. ¡El tiempo vuela!

El segundo embarazo no tiene nada que ver con el primero. Esta frase me la ha dicho un mogollón de gente y, ahora que lo estoy viviendo solo puedo decir… ¡cuánta razón!

Mientras escribo estas líneas estoy de 22 semanas. Y, con respecto al primer embarazo, he encontrado una serie de diferencias y similitudes.

Diferencias

Voy a empezar por las diferencias:

  • Estoy más preocupada. Bastante más. En el primer embarazo no pensé en ningún momento que algo fuera a salir mal. En esté sí, sobre todo durante el segundo mes, ya os hablé de lo que me pasó en la octava semana en este post. Si pensabas que tras pasar la semana 12 me iba a tranquilizar, siento decirte que no. De hecho, incluso pasada la mitad del embarazo, aún hay días que me viene la neura. Yo le doy la culpa a las hormonas y a leer posts/experiencias de otras mamis que no salieron bien (pero las sigo leyendo…).
  • ¡La barriga hizo “pop” a los 3 meses! En el primer embarazo se me empezó a notar la barriga en el quinto casi sexto mes. En este embarazo a los 3 meses ya sabía la gente que estaba embarazada, así que me tocó dar la noticia de que íbamos a ser papis antes. Además la barriga crece a la velocidad de la luz, se ve que ya tiene camino hecho.
  • ¿Eso ya es el bebé? Sí, sobre la semana 15 me hice esa pregunta y, efectivamente, lo era. Empecé a notar ese “aleteo” de los movimientos de mi pequeña muy pronto. No es de extrañar que ahora ya vea como se mueva la tripa cuando “da pataditas”. En el primero la noté sobre la semana 20.
  • ¡Qué cansancio! Vivo cansada, tal cual. Probablemente influya que tengo una niña de casi 3 años que solo quiere jugar, correr y divertirse con su mamá. No recuerdo estar taaaan cansada en el primer embarazo, para nada.
  • Dolorcillos molestos. Los tres primeros meses tuve dolores en el vientre. Me dijeron que es normal porque el útero se expande más fácilmente. Ahora, estando de 22 semanas, hay días que noto como que me tira. Debe ser por el crecimiento “non-stop” de mi tripa.
  • ¡Supimos que era niña a las 12 semanas! Muy pronto. Y he visto que a varias mamis embarazadas les ha pasado lo mismo. En el primer embarazo me enteré a las 20 semanas, de hecho puedes leer el post aquí. En este en las 12 y, posteriormente, nos lo confirmaron en la semana 15, os conté los datos aquí.

Similitudes

No os creáis que todo son diferencias, también estoy viviendo algún que otro déjà vu con este embarazo.

  • ¡Qué mareo! La semana antes de hacerme la prueba y las 3 siguientes me mareaba un montón. En el primer embarazo me pasó durante ¡los tres primeros meses!
  • No puedo con eso. En el primer embarazo no podía ver una serie de alimentos, de hecho dejé de comer pimiento rojo porque no podía. En este no puedo ni ver la fruta/verdura madura, me entran arcadas y, con respecto al tema comer, sigo con la manía del pimiento jaja.
  • ¡Me duermo! Sí. Al igual que en el primer embarazo he tenido periodos de “somnolencia” y de dormirme en el sofá viendo la tele o leyendo.
  • Nada de vómitos. Ni uno solo. Al igual que en le primer embarazo, en este también estoy teniendo suerte y no tengo los típicos vómitos de embarazada. Esto me mola, jaja.

Tras escribirlas, me he dado cuenta que no está siendo muy parecido al primero jaja. Pero como he dicho al principio, ¡cada embarazo es un mundo!

¿Cómo fue/está siendo vuestra experiencia?

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

4 comentarios sobre “Diferencias y similitudes entre el primer embarazo y el segundo

  1. Yo también noté muchas diferencias entre el segundo embarazo y el primero. Empezando porque en este segundo he tenido muchos mareos (al estilo Hollywood) y terminando por la tensión por los suelos… Similitudes también las ha habido…sobre todo porque de ambos han nacido unas niñas preciosas.

    Estás en la semana 22, casi a la mitad… Y ya verás como de aquí al final todavía encuentras alguna diferencia más!

  2. Ufff, yo he notado un montón de diferencias… Tantas que creo que no hay similitud alguna, jaja Con el primero ni vómitos, ni mareos, ni dolor de espalda… Y con este de todo!! Añadiendo una biopsia de placenta y todo así que imaginate… Menos mal que ya casi tengo la mitad superada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.