El parto (I)

¡Hola!

Sí, sí, sí, hoy toca… ¡el parto! 

 

Sois muchos los que me habéis preguntado por mi experiencia, así que hoy empiezo a contaros cómo fue ese gran momento para mi.
Como ya sabéis, os lo adelanté en el post Ya de vuelta, después de publicar el post 40+4 Modo Yogur On, me puse con contracciones.
Eran las 18:25 del jueves 13 y noté un dolor diferente a los que había tenido hasta ahora, pero no le di importancia, ya que a lo largo de esa semana, todas las tardes tenía alguna molestia.
Trascurría la tarde y ese dolor se repetía… Así que sobre las 20:15 empecé a usar el contador de contracciones de la app de Sanitas. Ahí estaba yo móvil en mano y esperando cada contracción para registrarla.
Hice la cena, cenamos con tranquilidad y nos sentamos en el sofá, todo esto esperando que fueran más seguidas, intensas y largas. Fue a las 23 y poco cuando ya llevaba dos horas con contracciones cada 5-10 minutos, así que cogimos mi bolsa y pusimos rumbo al hospital.
Llegamos a urgencias y coincidimos con otra chica que estaba embarazada, subimos a la planta de maternidad y pasamos la otra chica y yo a una sala de espera, nuestros acompañates fuera, ¡menos mal que entré el móvil para poder avisar a M de las novedades!
En la sala de espera le pregunté a la chica que entró conmigo si estaba de parto y me dice: llevo desde el lunes con 3 cm de dilatación, pero no avanza. ¡Me quedé perpleja!
Me llamaron y entré en una sala en la que había dos gines, me hicieron las típicas preguntas de ¿desde cuándo estás con contracciones? ¿cómo son? ¿cada cuánto? y allí estaba yo respondiendo cuando me di cuenta de que hacía un rato que no tenía una contracción (¡mierda! pensé). Me subieron al potro y me hicieron una eco para ver cómo estaba E, posteriormente vino el (maldito) tacto y es que la gine que me lo hizo no tuvo ningún miramiento y fue muy bruto, me hizo un daño del copón y para postre me dice: Uy, solo tienes un centímetro.
Pasé a la sala de dilatación donde me pusieron las correas, pero mi monitor no funcionaba, yo tenía contracciones que el dichoso aparatito no marcaba, me desesperaba y además yo notaba que las contracciones iban a más, la matrona me decía que na de na.
Tras una hora de monitores, me volvieron a ver las dos gines y me dijeron que me mandaban a casa, que tal y como estaba no me podía quedar al hospital, así que salí de allí y saliendo del hospital ya me di cuenta que no andaba bien, los dolores eran fuertes y muy seguidos, de hecho una de las enfermeras que estaba fuera fumando junto a otras hizo un comentario en plan: ¿A esta chica la han dejado salir así? Era la 1 y pico de la mañana del viernes 14.
Vuelta a casa, llegamos y nos acostamos, todo esto volviendo a contar las contracciones con el móvil. Cada vez que me venía una me retorcía de dolor, me levanté de la cama para no molestar a M y fui al salón, me senté en el sofá, me tumbé, me tiré al suelo y en una de esas me tuve que ir corriendo al baño a vomitar, las contracciones cada 5 minutos y desde que había vuelto del hospital (unas 2 horas), entonces me dio una en la que empecé a tiritar y llamé a M, en 5 minutos que tardó en coger las cosas (que nos habíamos dejado en la entrada de casa) me dieron 5 contracciones, aquello no tenía fin y yo sentía que me partía por la mitad.
El trayecto en coche fue de película, acelerones, semáforos en ámbar, yo gritando… entre contracción y contracción me iba, se me cerraban los ojos y perdía la noción del tiempo jaja ahora me río de la situación, pero en aquel momento no me hacía ni pizca de gracia.
Llegamos otra vez al hospital, M empieza a dar mis datos y a mi me viene una contracción que me hace caer al suelo (literalmente), estaba tumbada en el suelo gritando y vino un par de enfermeros a subirme en una silla de ruedas, volvemos a hacer el mismo recorrido de antes, pero esta vez con contracciones, otra vez M se queda fuera y me dejan en la sala de espera, viene la matrona de los monitores de antes y me dice:
Hombre Nuria, ¿otra vez aquí?
 
Otra vez allí.
Y la continuación os la contaré… ¡mañana!
¿Quieres compartir este post?

5 comentarios sobre “El parto (I)

  1. Eso de irse entre contracciones me.suena. Yo creo q me quedaba tan ida q me.dormía del agotamiento!! Venga la 2 parte q dejas la curiosidad al máximo!!
    Bss
    Padresenpañales.com

  2. Buf Nuria! Yo estoy a escasos días de vivir el parto y te leo y me entra de todo. Vivo lejos del hospital y si me mandan a casa… buuuuf!

    Va, cuéntanos más que me has dejado con muchas ganas!

    Un besito guapa, y felicidades por esta pequeña princesa que tienes! 😉

  3. Madre mía! No me puedo creer que te mandaran a casa!!! Tampoco les costaba mucho dejarte en observación, vamos digo yo! En fin, espero que luego la cosa fuera mejor… Nos has dejado con el alma en vilo! jejeje…
    Besos guapa!

  4. Huy… Que nos has dejado con la miel en los labios! Yo llegué al hospital como tú. Muerta de dolor. Sólo que a mi en cuanto me hicieron el tacto ya me dieron el camisón y entré al paritorio directa sin papeles siquiera (mi marido intentaba aparcar el coche y los llevaba él). Estaba de 8cm!! Llevaba con torotona y escalofríos horas, pero no quería arriesgarme a que me mandaran a casa a esperar. Por poco lo tengo en el coche jajaa Queremos saber más! Cuenta, cuenta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.