El Parto (II)

¡Hola!
Continuamos con el post sobre el parto, hoy… ¡el desenlace!
Me volvieron a pasar a la misma sala de dilatación donde había estado unas horas antes, ahora eran las 4 de la mañana del viernes 14, otra vez me pusieron las correas y esta vez el monitor iba loco, me hicieron un tacto y me dijeron que estaba de 5 cm, oía el corazón de E a través del monitor e iba a mil, seguía con contracciones en la camilla, vino una matrona y le pregunté: ¿Me váis a poner la epidural?  No obtuve respuesta.
A los 10 minutos me hicieron otro tacto, estaba de 8 centímetros, volví a preguntar: ¿me váis a poner la epidural? La matrona se queda mirándome y se ríe y le pregunto: ¿qué pasa? y me dice: Nuria, no te podemos poner la epidural, estás dilatando muy rápido, vas a tener a la niña ya. 

Ni me molestó, me armé de valor y fuerza, mi hija nacería hoy, eso lo valía todo.
De repente la habitación se empezó a llenar de enfermeras, matronas y demás, empezaron a desnudarme, me pusieron un camisón de hospital, yo veía a la gente de un lado al otro como locos, todos corrían, una le decía a la otra: La vía, ponédle la vía. Otra decía: Aún no le hemos hecho la ficha. 
Aquello era un caos, una completa locura y en eso empecé a decirles: Mi marido, llamad a mi marido, que venga mi marido. Ni p… caso, al final apreté la mano de una de las matronas y dije: Por favor, llamad a mi marido. Y gritó a otra: Sal a la sala y que entre el marido que va a tener ya a la niña.
Ya tenía a una señora entre mis piernas cuando vi llegar a M, entonces me entraron unas ganas inmensas de empujar y se lo comuniqué a la mujer esta, la cual me hizo un tacto y me dijo:Empuja cuando quieras, ya estás completamente dilatada.
Allá que fui yo, lo malo es que gritaba, por tanto no concentraba todas mis fuerzas en empujar. Así que una de las matronas me enseñó cómo hacerlo para poder usar toda mi fuerza para empujar.
Un empujo y me dicen: Ya le vemos la cabeza, es pelona. Más empujos, un pinchazo y una episiotomia, yo solo me enteré del pinchazo.
“Empuja, vas muy bien” me decían y yo empujaba, me sacaron unas barras benditas que me ayudaron a hacer fuerza, en ese momento no sabía de donde salía tanta energía para estar haciendo eso, sentía que tenía una fuerza brutal, no pensaba en nada, solo empujaba, M me animaba sin palabras, solo con gestos y miradas, yo lo agradecía.
De repente me dicen: Venga Nuria… ¡los últimos!  y al segundo empujón noté como salía su diminuto cuerpo y al segundo tenía un bebé calentito y rojito encima de mi, no paraba de llorar y moverse, comprobé su carita y sus manitas: estaba perfecta y era preciosa. Miré a M y me moría de amor, me volví a enamorar de él en ese preciso instante.
Mientras la tenía encima vino el alumbramiento (cuando sale la placenta) del cuál no me enteré, lo que si que vi son gasas llenas de sangre que salían de mi y al poco vi un anzuelo y un hilo y empezaron a coserme, eso sí que lo noté y… ¡mucho! y además… ¡me dolía! Peor que todos los empujones.
Al final me dijeron que me había puesto 3 puntos, pero claro, estos fuera, los de dentro no te los dicen, así que no sé cuántos hay por ahí…
Cogieron a E y de repente vi que no había barriga, había desaparecido, lo que si vi fue sangre y caca, mi querida hija se había hecho caca encima de mi. A ella se la llevaron para pesarla y limpiarla y a mi también me limpiaron, pero a chorro con una botella de agua fría (como os lo cuento).
Me pasaron a una cama de hospital y vi que M tenía a E en brazos, la cual me pasó y subimos a nuestra habitación. Ya éramos una familia 🙂
Cómo véis mi experienciano fue mala, fue una hora corta como dicen las abuelas, lo único malo fue el primer viaje al hospi y sobre todo las dos horas en casa muriéndome de dolor, pero el parto en sí para mi fue una experiencia brutal, ahora lo recuerdo como algo mágico y bonito.
Próximamente os cuentaré los días en el Hospital. 😉
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+

6 comentarios sobre “El Parto (II)

  1. Aquí me tienes llorando como una madalena 😭 que emocion que recuerdos. Hace ya 7 meses y medio del mio que fue tambien bastante rapido y aunque mi peque vino con dos vueltas de cordon y un nudo en el cordon( estuvo jugando con el cordon en la barriga 😆) tuvo un apgar 7-8 pero hice el piel con piel duramte media horita antes que se lo llevaran a la incubadora dos horitas! Lo recuerdo como un sueño, un momento inexplicable! Y leer experiencias como la tuya te hace volver a revivir ese magico momento!
    Gracias

  2. Ay, qué suerte! Me alegro mucho de que fuera tan rápido y tan bien. Igualito que el mío, jajaja.
    La foto es preciosa. Espero que estés cada día mejor y que os estéis adaptando bien a vuestra nueva vida, que no es fácil.
    Lo de limpiarte con agua fría… Un poco chungo, jeje.
    Besos

  3. Seria genial que en los hospitales pusieran un poco de su parte para que la experiencia no fuera tan traumática a veces (los tactos, la forma de decir las cosas, ….)
    Porque tu te vas con tu mejor regalo, pero siempre recordaras esa mirada de “como se queja, sse nota que es primeriza” o tras un dolorosísimo tacto “bueno, esto no es nada, te vas para casa”…
    Me alegro muchísimo que todo fuera bien y esteis fenomenal. Disfruta estos días, pasan sin sentir….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.