El temible postparto o puerperio
Sesión de fotos postparto

El temible postparto o puerperio

Aún tiemblo cuando recuerdo la primera vez que oí la palabra puerperio, ¿quién puso un nombre tan terrorífico al periodo postparto? ¡Normal que los ciudadanos de a pie lo llamamos cuarentena!
40 días de aventuras y desventuras tenemos las mujeres tras el parto, unas lo pasamos mejor y otras peor, pero 40 días son en total. En la tercera clase de preparación al parto, ya me puso al día la matrona de lo que me esperaba y os juro que me daba mucho respeto y un poco de miedo.
Pero en fin, como el momento del parto, esto también tenía que pasar y así fue.

El inicio de la cuarentena

Mi cuarentena empezó, como la de todas, en el hospital. Allí los médicos me controlaban los puntos de la episiotomía (que fueron tres), las enfermeras cotilleaban cómo evolucionaba la lactancia y yo, sinceramente, me encontraba muy bien. Al ser un parto natural y sin nigún tipo de anestesia, me sentía genial, demasiado diría yo.
Los tres días en el hospital se me hicieron eternos, como me encontraba bien, solo tenía ganas que de salir y estar en casa, os podréis imaginar lo feliz que me puse el día que me dieron el alta.
Al salir del hospital no tenía miedo, como aseguran muchas mujeres, por lo que vendrá y los primeros días con el bebé, más bien sentía intriga. También me sentía muy apoyada por mi marido, que hizo muchísimo durante el permiso de partenidad.
Pero al llegar a casa, ya no me sentía tan bien, no noté la subida de leche, pero si cómo se me hincharon los pechos, todo la parte de la lactancia os la conté en el post “Primer mes de Lactancia Materna”, así que lo omitiré.
Los días que duró el permiso de paternidad los disfrutamos muchísimo, salíamos todos los días, paseábamos, planeábamos cosas e íbamos de compras, eran días largos y noches largas jaja porque al principio E se despertaba mucho.
Pero por mucho que los días los disfrutaba y tenía en brazos a E, no me sentía bien del todo…
Me dieron el alta un domingo y al día siguiente, lunes, llamé a la matrona para ir a verla y que me viera los puntos, ya que me dolían mucho.

La zona de los puntos

Durante los primeros días mis cuidados eran los que me habían dicho en el hospital. Me duchaba todos los días, asegurándome de limpiar bien la zona de los puntos y después los secaba, al principio se me ocurrió (no recuerdo dónde me lo dijeron) secarlos con el secador, si pensáis hacerlo… ¡no lo hagáis! os doleran más los puntos porque se secan mucho y estiran (solo de pensarlo me entran escalofríos), es mejor secarlos a toquecitos con la toalla o un paño.
Fui a la matrona y en cuanto me vio la cicatriz vio el motivo de mis molestias, entre dos de los puntos se me había hecho un bultito que era lo que más notaba, así que me quitó esos dos puntos (solo hacía 4 días que estaba en casa) y me dijo que lo tenía completamente cicatrizado y que hiciera ejercicios Kegel, también me comentó que usara compresas tocológicas que no irritaban tanto y que me pusiera una crema para las hemorroides (cosa que ya hacía dos semanas antes del parto y sí, esto pasa)
Compré compresas tocológicas que irritan menos y las cambiaba cada dos por tres para no sentirme húmeda, ¿cuánto sangré? durante toda la cuarentena, bueno las dos últimas semanas era más bien flujo, pero manchaba. Justo en el día 40 dejé de sangrar, aunque la alegría me duró 5 días, porque al sexto día me vino la regla, sí, como lo leéis, eso de que al amamantar la regla no te viene y tarda suele pasar, pero no en todos los casos.
Los puntos internos cayeron o se absorbieron solos y poco a poco “esa zona” que odié tanto durante la cuarentena, volvió a su sitio, tanto que en cuanto me visitó la señora de rojo pensé: “Ale, ya lo tengo todo al sitio, jeje”.

El fin de la barriga

Respecto a la barriga, a los pocos días ya me ponía mis vaqueros (los de la talla 40), se queda fofi y al principio te ves barriguilla cervecera, pero vuelve al sitio y más si se da de mamar, a las dos semanas ya pesaba lo mismo que al principio de estar embarazada, aunque la forma física no es la misma y tengo más caderas, pero en fin, al menos me puedo poner ya mi ropa (a los 50 días del parto ya me cabía la talla 38, otra vez), lo que llevo peor es ponerme a hacer ejercicio, pero ¡es mi propósito de año nuevo!
Así que, desde aquí, os animo a todas las que estáis pasando ahora por esos días nefastos de no dormir, mal humor, mal estar y molestias y deciros que… ¡TODO PASA! y que luego, poco a poco, todo vuelve a la normalidad.

¿Cómo fue vuestra cuarentena?

Participa

3 comentarios
  • Pues la verdad que no sabia como se llaabma, yo cuando tube a mi nif1a los dolores que note fueron los puntos, pese a ellos me manejaba genial y no note ningun otro dolor lar verdad que no me puedo quejar.Quizas fue que en lugar de coger peso perdi 10 quilos y por eso no sufri dolores .Espero que si algun dia tengo otro bebe cosa que ahora no queremos .Que sea igual que el primer embarazo y no me duela tampoco tras el parto!!! +13

  • Encantado de leer tu texto sobre las ordenanzas mupieinalcs de Salamanca. Realmente si que parte un poco del mismo planteamiento que mi texto “La ciudad postal”, que no es mas que el avance del pensamiento fanico, del aparentar y del apartar.Encantado igualmente de ver tus textos, seguire pasando por aqui.Salud!