El Test O’Sullivan

¡Hola!

Hoy os quiero contar cómo fue mi Test O’Sullivan. 
Para las que no lo sepáis, este test, conocido popularmente como la prueba del azúcar, se realiza a todas las gestantes españolas (estén o no en grupo de riesgo) y se suele hacer durante la semana 24 y 28 de embarazo.
Para saber los niveles que tenemos nos pinchan en el momento el dedo, sacan una gotita de sangre y miden la cantidad de glucosa, en mi caso salió 84.
Posteriormente te dan una botellita de glucosa muy, muy concentrada. Mi botellita tenía un supuesto sabor a naranja, lo bueno es que estaba fresquita y entró rápida, pero una de las chicas que se la hizo conmigo no aguantó el tomársela entera y tuvo que ir a vomitar. Y es que con lo fácil que sería hacernos ir a comernos una buena napolitana de chocolate y en cambio nos dan este liquidito repelente y ¡en ayunas! La botellita en cuestión es como una de estas:
Normalmente cuando hacen el Test O’Sullivan aprovechan para sacarte sangre y hacerte la analítica del segundo trimestre.
Después de una hora, hacen otra extracción de sangre, esta para analizar (en un laboratorio) los niveles de azúcar y te dejan irte a tu casa y comer lo que quieras, aunque después de esa sobredosis de azúcar ¡cualquiera se come algo dulce!
En mi caso quedé con mi matrona que si salía positiva la prueba me llamaría, pero no tuve llamada y esta semana cuando fui a la matrona me dijo que estaba todo correcto, el segundo valor de la prueba me dio 104 así que… ¡prueba superada!
¿Qué pasa si sale positiva? Si los resultados son iguales o mayores a 140 mg/dl,  puede ser debido a una intolerancia a los hidratos de carbono o una  diabetes gestacional. 
Es diabetes gestacional cuando los resultados igualan o superan los 200 mg/dl, si sale este valor se repite el test para confirmarlo. Si los niveles no llegab a los 200 mg/dl, pero han igualado o superado los 140 mg/dl, se realiza la curva de glucemia, conocida popularmente como curva de las tres horas. En esta prueba se miden los valores de glucemia tras una sobrecarga oral de 100 g. de glucosa y se realizan cuatro mediciones en intervalos de una hora. 
En mi opinión es una prueba que no es nada buena ni para la madre, ni para el bebé, ya que es una sobredosis de azúcar en un momento corto, yo me sentí un poco mareada ese día, no sé si por tanto azúcar o por las extracciones de sangre.
¿Cómo fue la vuestra?

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google
¿Quieres compartir este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.