Experiencia en Mi Primer Spa

¡Hola! Hace unas semanitas nos invitaron desde Mi Primer Spa a conocer sus instalaciones. Éstas están en Valencia, en concreto al lado del Hospital 9 de Octubre y están diseñadas para que los bebés disfruten. De hecho nuestra pequeña pudo probar cómo es una sesión de Hidroterapia y Masaje Infantil.

Pero antes de contaros cómo nos fue, os cuento un poco más sobre sus instalaciones.

El centro cuenta con un recibidor en el que se pueden ver fotos de los distintos bebés que han ido pasando por sus instalaciones, un despacho, una sala dónde realizan, entre otros, pilates e hipopresivos y la estancia más grande es la dedicada al Baby Spa.

Esta sala está compuesta por una zona para poder cambiar a los bebés y hacerle los masajes, la zona con las bañeras de hidromasajes (4 en total) y un rincón con dos butacas perfecto para tener un ratito de tranquilidad y amamantar o dar el bibe a nuestro pequeño si lo necesita.

Como ya os he comentado, L pudo disfrutar de dos experiencias: la hidroterapia y el masaje infantil.

Hidroterapia

Los bebés pasan 9 meses en un medio acuático: el vientre materno. La hidroterapia se lleva a cabo en unas bañeras especiales en las que los bebés experimentan la sensación de flotar en el agua.

Para ello se les pone un flotador especial. Este se coloca en la zona del cuello, teniendo en cuenta la forma de la nuca y quedando apoyada la barbilla del bebé. No les aprieta y no les suele molestar.

Las bañeras se llenan de agua corriente, están especialmente diseñadas con un método de desinfección por Ozono, el cual evita que se tenga que usar productos químicos. Todo esto lo hace la propia bañera. Así mismo cuenta con un termostato que nos indica la temperatura del agua. Suele ponerse a una temperatura cálida para que sea agradable para el bebé.

Nuestra sesión de Hidroterapia fue corta. Al principio a L se le veía muy a gusto. Ella tiene mucha fuerza y se daba la vuelta sola en la bañera, no os asustéis que llevaba el flotador y la cabeza no tocaba el agua. También llegaba hasta el fondo de la bañera y se impulsaba. Estaba bien, pero en cuanto aparecieron las burbujas la cosa no le gustó y empezó a llorar. Me comentaron que esto no suele pasar, que los niños suelen relajarse y disfrutar mucho del agua. En nuestro caso tuvimos la mala suerte de que L estaba cansada (esto lo descubrí después) y por eso no lo disfrutó.

El masaje infantil

Tras la sesión de Hidroterapia, se realiza un masaje. En este caso nos colocamos en la zona de cambiador. Tumbé a L y a mi lado se puso la especialista en masaje infantil con un muñeco y me fue explicando cómo hacerle el masaje a L. Empecé a hacerlo, pero L no se estaba quieta, así que finalmente me lo explicó sin que yo lo pudiera llevar a cabo.

Pero me gustó mucho porque aprendí a hacer un masaje anticólicos, por si algún día lo necesitamos. Hasta ese momento nadie me había enseñado cómo hacer uno. Así mismo me estuvo hablando de los productos de Weleda que usan en el centro para los masajes.

Salimos de allí y L se durmió e hizo una siestorra de casi 2 horas. E ahí el problema. Fue cansada, había pasado mala noche y antes de la sesión no durmió (fue a las 11). Esto fue fallo mío, desde Mi Primer Spa recomiendan que los niños vayan comidos y descansados para poder disfrutar de la sesión.

Así que antes de coger cita pensad bien la hora para que vuestro peque esté predispuesto y pueda disfrutar de este plan tan molón. Yo os lo recomiendo y eso que nuestra sesión no fue cómo esperaba. Por cierto pueden ir desde el mismo momento en que se les cae el cordón umbilical.

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

2 thoughts on “Experiencia en Mi Primer Spa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *