Disfrutamos de un fin de semana en Benidorm

¡Hola! Septiembre lo empezamos con una escapadita a la Costa Blanca, en concreto a Benidorm. Hacía años que no visitaba esta ciudad plagada de turistas. Para que os hagáis una idea, iba con mis padres y cabía en las atracciones.

Por supuesto de mayor he ido, pero a cosas puntuales (Low Cost Festival, Aqualandia, Terra Mítica…) no a pasear entre sus edificios altos. Así que allí que nos plantamos los “cuatro” y aquí estoy contándolo.

¿Cuál fue nuestro plan de fin de semana?

Descansar y relajarnos. No buscamos ningún plan de estos clásicos que ofrece Benidorm como visitar la Isla de Tabarca, pasar el día en Aqualandia, Terra Mítica o Terra Natura. No. Nosotros hicimos playa y piscina (la del hotel).

Lo que sí que hicimos fue huir de las típicas playa de Benidorm (la de Poniente y la de Levante) y aprovechar las calas. En concreto fuimos a la Cala Mal Pas, que estaba bastante llena y no nos gustó mucho. Y a la Cala La Almadrava, una cala que no tiene muy buen acceso, pero que nos encantó.

Nuestra estancia en el Hotel Carlos I

Como ya he dicho, fue finde de playa y piscina. De la primera ya os he hablado y ahora vamos con la segunda.

Durante el fin de semana nos hospedamos en el Hotel Carlos I, un hotel que ha sido reformado este año, de hecho reabrió sus puertas en junio, así que os podéis imaginar lo nuevas que son sus instalaciones.

Al principio nos ubicaron en una habitación que tenía solo dos camas, pero tras preguntar en recepción si disponían de camas supletorias o cunas (para E), nos cambiaron a otra habitación más ancha y nos pusieron una cuna.

La habitación era muy luminosa y disponía de balcón (que daba al exterior), TV, nevera-minibar y baño completo. En recepción nos dieron dos tarjetas que funcionaban como llave para abrir la puerta de la habitación y como contacto para que funcionara la luz de la habitación.

Hablando de luz… Nos gustó muchísimo como han iluminado los pasillos de las habitaciones, porque está hecho con tiras de luz led y la verdad da un toque elegante y chic.

Con respecto a la comida, nosotros disfrutamos de un régimen de Pensión Completa. Dispone de un buffet en la planta -1, en el que se sirve desayuno, comida y cena. En las tres comidas había mucha variedad. E no tuvo problema durante las comidas, ya que siempre había cosas que son de su gusto como pasta, arroz, pescado…

La zona de piscinas fue la que más disfrutamos

El Hotel ofrece muchos servicios, tiene gimnasio, cafetería, un club infantil, piscina… Pero sin duda, el que más usamos fue la piscina.

La zona de las piscinas está al aire libre. Dispone de una piscina para adultos, una infantil y, en la zona de las tumbonas hay un jacuzzi (una pena no poder usarlo por el embarazo). Pero de las dos piscinas disfrutamos un montón, sobre todo E.

En cuanto a ubicación, está muy cerca del paseo de la playa de Poniente y del casco antiguo, el cual está repleto de comercios, restaurantes y terrazas. De hecho nosotros salíamos a pasear con la silla ligera (por si E se cansaba), el coche solo lo usamos para ir a la Cala La Almadrava.

Como veis disfrutamos de un fin de semana diferente fuera de la ciudad. Además las fechas fueron perfectas porque ya no había tanto turista.

Si después de leer el post te has quedado con ganas de disfrutar de un finde similar… Estate atento mañana a mi Instagram porque ¡sortearé una estancia en este mismo hotel!

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *