De hija única a hermana mayor

¡Hola! Hoy vengo con un post que me habéis pedido mucho. A continuación podrás leer cómo preparamos a E para la llegada de su hermana y cómo se ha tomado eso de pasar de ser hija única a hermana mayor.

Durante el embarazo tuve momentos en los que me ilusionaba mucho que E fuera hermana mayor y otros en los que me aterrorizaba la idea. La segunda sensación es bastante común. De hecho lo he hablado con muchas seguidoras y bimadres y me han dicho que es normal. Aterroriza la idea porque ves que tu hijo/a que hasta el momento ha sido el centro de casa, va a tener que compartir “reinado” con un bebé. Aquí viene genial preparar el terreno, para ello nosotros seguimos una serie de pasos.

Pasos para concienciar de la llegada de un/a hermano/a

  1. Hacerle partícipe de la noticia.  Nosotros de hecho le dimos “el protagonismo” de anunciar ella que iba a tener una hermanita. Y luego era la que decía que “mamá tiene un bebé en su barriguita”. Como veía que todos se alegraban con la noticia, ella también se alegraba.
  2. Que sea consciente del embarazo. Viene genial que participe en fotos de “la dulce espera”, compartir con él/ella alguna ecografía (nosotros le llevamos a dos ecografías emocionales), que le dejemos sentir las pataditas del bebé, que nos acaricie la barriga, que le hable y le cante… A mí me sorprendía más de una vez cuando venía, me levantaba la camiseta y saludaba a su hermana. Al final del embarazo le decía “¡Sal ya que quiero verte!” jeje.
  3. Explicarles que tenemos que ir al hospital. Cada vez que tenía una ecografía o tenía alguna prueba se lo comunicaba y luego le contaba cómo había ido. También le enseñaba las ecografías, le explicaba el tamaño que tenía el bebé e incluso me acompañó a tres visitas con la matrona (¡le encantaba!). Cuando se acercó el momento del parto le explicamos que los bebés nacen en el hospital y que los papás tienen que estar allí dos días.
  4. Vamos a necesitar que nos ayude. Durante el embarazo le expliqué en varias ocasiones que un bebé no sabe hacer muchas cosas. Le dije que los bebés lloran, hay que darles el pecho, hay que cambiarlos… Y con ello le expliqué que nos tenía que ayudar. También es una forma de hacerles partícipes del cuidado del bebé.

Una vez nació L…

Cuando tuvimos a L vino a vernos al hospital. Estaba un ratito con nosotros en la habitación y luego se iba a la sala común a jugar con sus abuelos. Lo debió pasar genial en el hospital porque una vez en casa nos preguntó varias veces cuándo volvíamos al hospital jaja.

El día que conoció a su hermana tenía vergüenza. Se le hacía rara la situación, como es normal. Entró con su carita de vergüenza y vino directa a mí. La abracé y le presenté a su hermana (que en ese momento estaba en brazos de su padre). No sabía qué hacer. Así que cogí yo a L y nos sentamos en la cama y le dije que mirara a su hermana. Contamos los deditos de sus manos, de sus pies… y se fijó en todos los detalles de su hermana pequeña (Este momento lo tenemos en vídeo y foto).

¿Cómo se ha tomado la llegada de la hermana a casa?

E se tomó muy bien la llegada de la hermana a casa. Cuando llegamos a casa ya estaba ella esperándonos. Y lo primero que hizo fue buscar los juguetes de L y dejárselos en el nido para que jugara. Obvio le tuvimos que explicar que es muy pequeña para jugar.

Pero sí que nos puede ayudar a cuidar a su hermana. Y así se lo hicimos saber.

En nuestro caso cuando hay que cambiar a la pequeña, le digo a E que me acompañe, que ella me de las toallitas, el pañal, que abra la crema, que luego tire el pañal… También “le pido ayuda” para escoger los modelitos de su hermana (esto le mola mucho). Y dejamos que se acerque a acariciar/besar a su hermana siempre que quiera (por supuesto siempre controlando que no se tire encima jeje).

La importancia de que sean conscientes de todo

Y cuando ves que participa en todo lo que le proponemos y que ha aceptado tan bien al nuevo miembro de la familia, es cuando te das cuenta de lo necesario que es ser natural con ellos y concienciarlos y hacerlos partícipes de los cambios que se van a producir en la familia.

También es verdad que E tiene una edad en la que entiende muchísimas cosas y quiere ayudar. Aunque eso no resta que tenga 3 años y que también quiera ser el centro de atención. Así que no os penséis que no hemos tenido alguna rabieta o lloro. En ese caso intentamos dividirnos. Mi marido se hace cargo del bebé y yo de E o viceversa.

Aunque siempre, por supuesto, intentamos que siga teniendo momentos únicos con nosotros.

Momentos de hermano/a mayor

  • Charlar con él/ella mientras le llevamos al cole
  • Tener un rato al día para jugar con él/ella, pintar, bailar, cantar…
  • Ver su peli favorita
  • Contar cosas del cole antes de dormir
  • Que nos ayude con el bebé
  • Que nos ayude a hacer la cena/recoger la mesa

Algunos de esos momentos, como cuando nos ayuda, vienen bien para que sea consciente de que tiene un papel en casa y le necesitamos. El resto de momentos son para disfrutarlos y compartirlos y que vea que seguimos interesándonos por aquello que le gusta.

También evitamos las típicas frases como: “Ahora eres la mayor y te tienes que portar bien” o “No puedes hacer eso (llorar, patalear, gritar…) que ya eres mayor”

La familia y los amigos también deben tenerle en cuenta

Está claro que la gente cuando nos visita viene a ver a L, pero tenemos la suerte de que, tanto familiares como amigos, no se han olvidado de E y cuando vienen juegan con ella o le traen algún detallito. Estos últimos suelen ser para la familia en general, como chocolates o flores, pero ya no es solo el regalo para el bebé y a E el chocolate le chifla (no se a quién habrá salido… ejem).

Así que, como veis, no lo llevamos mal. Por supuesto hay días mejores y días peores. Pero, sin duda, en estos casos lo mejor es afrontar los cambios con naturalidad, haciéndolos partícipes de cada momento y sin olvidar que también necesitan nuestro tiempo y atención.

¿Cómo lo llevan/llevaron vuestros hijos mayores?

Fotos: MOMA Produccions y NMollá

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

7 thoughts on “De hija única a hermana mayor

  1. Me encanta! Y me siento muy identificada con todo lo que as escrito desde el embarazo hasta que nació la peque y al igual que tú lo llevamos muy bien con días buenos y días malos. Me gusta leerte ya que tus consejos ayudan muchísimo

  2. MUchas gracias!
    Estamos de 33 semanas de nuestro segundo peque, el “mayor” cumple 3 casi a la vez que nazca y estamos con la adaptacion desde que nos enteramos de la feliz noticia. Veo que no lo estamos haciendo tan mal! Muy buena idea lo d los chocolates con las visitas, era un tema que no sabia muy bien como gestionar.
    Laura.

    1. Además de eso, abre los paquetes y de momento no se ha quejado de que los regalos que abre son de la hermana. Ella dice que como la peque no puede, los abre ella y le ayuda jajajaja.

      Un abrazo

  3. Una enfermera me indicó el shock de los hermanos mayores al ver a su hermano/a por 1a vez.
    Y lo tuve claro: sólo el núcleo familiar, los mellis en su cuna y yo en la cama esperándola con los brazos abiertos mientras la traía el papá. Allí hablé con ella, la escuché mirándola a los ojos y cuando ella los miró, le mostré a sus hermanos.
    Cinco minutos antes había echado de la habitación a 5 personas de mi familia y familia política, y sólo entraron cuando yo avisé tras ver que mi mayor ya estaba cómoda.
    Fue precioso, y es un momento CLAVE.
    Lo aconsejo a todas mis amigas que van a ser mamis por 2a vez.
    Lo hiciste genial!

  4. Hola,
    Te sigo desde hace muy poco, pero cuando te conocí a traves de instagram, me senti muy identificada contigo… tanto q mi hijo pequeño se lleva un día con tu pequeña, es del 22 de enero!
    En este post me veo muy reflejada y eso que mi niña mayor solo tiene 2 años! Aun así la hacemos participe de todo y eso le encanta.
    Gracias por tus consejos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *