Historia de un destete

¡Hola!

Parece el otro día cuando os empezaba a contar mis primeros meses con la lactancia materna y ahora os empiezo a contar el principio del fin.

Para todo llega un fin y parece ser que el de la Lactancia Materna lo tengo muy cercano.

image

E tuvo una Lactancia Materna Exclusiva hasta los 6 meses. Con el inicio de la Alimentación Complementaria tuvimos algunos problemillas, sobre todo al principio, pero pasado el primer mes la adaptación fue viento en popa. E empezó a comer más y más variado y empezó a dejar algunas tomas.

Yo, por supuesto, siempre que se acercaba a la teti se la sacaba, había veces que terminaba la papilla y al momento pedía su teta. Me parecía algo normal y no se lo negaba.

Poco a poco las tomas fueron disminuyendo, ya no necesitaba su teta para dormir la siesta, a media mañana ya no pedía y la que hacía sobre las 19-20 horas tampoco. Al no pedir esta última empezamos a darle cena (tengo pendiente contarlo).

De hecho si le intento dar el pecho durante el día me aparta y lo rechaza. Su destete está siendo progresivo y por decisión propia.

Últimamente solo me pide alguna vez antes de dormirse y durante la noche hay veces que se despierta para mamar (suelen ser dos veces).

No sé cuánto tiempo más estaremos con el pecho, dependerá de E y de las veces que quiera mamar y demande su teta.

Os seguiré contando nuestro proceso de destete, ¿cómo fue el destete de vuestros peques?

Image and video hosting by TinyPic
 
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+

2 comentarios sobre “Historia de un destete

  1. Pues a mi tampoco me queda demasiado. Mi nena también hizo lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Ahora tiene casi 8 y ya come papilla de verduras, merienda fruta y cena cereales. Éstos últimos, como le gustan mucho, le doy una buena cantidad y ya lleva 1 semana que nisiquiera se despierta por la noche podiento teta. Sólo le doy pecho por la mañana, 1 ó 2 Tomás, depende, y por la tarde y la noche me saco leche para hacer la papilla de cereales. Mientras pueda, prefiero usar de la mía.
    Y ahora me da penita, porque estoy viendo que no pide como antes y la cantidad de leche también va disminuyendo.
    Muchos ánimos, ya nos irás contando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.