Introducción del huevo

¡Hola! En este post os quiero contar cómo ha sido la introducción del huevo en la alimentación de L. Es un post que puede crear controversia, ya que hay distintas opiniones sobre la introducción de este alimento.

El huevo es un alimento que produce alergia en muchos niños (algunos de ellos la superan según como crecen), es por ello que su introducción la suelen recomendar paulatina.

Con E lo hicimos así, primero la yema y luego la clara. Empezamos con media yema, luego yema entera, luego solo la clara y finalmente el huevo entero. La pediatra nos lo recomendó así y así lo hicimos. Esto fue alrededor de los 9-10 meses como marcaba en las pautas de introducción de alimentos que nos dio a los 6 meses.

Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica no hace falta retrasar la incorporación de ciertos alimentos para prevenir alergias, podéis leer el artículo aquí. Es por ello que varios pediatras los que defienden que a partir de los 6 meses se puede introducir cualquier alimento.

Algunas opiniones de profesionales

Pero el huevo sigue siendo la gran incógnita. Es por ello que estuve informándome sobre el tema y encontré esta frase de un post de Julio Basulto en el que habla de la Guía de Alimentación Infantil de la Generalitat de Catalunya: ¿Es necesario separar la clara del huevo de la yema? (no, no es necesario -la guía no dice nada al respecto…porque no encuentra motivos para decir nada, claro-).

Como él piensa también Carlos González, seguro que os suena el nombre y sino ya tardáis en conocerlo, en youtube tenéis varias conferencias suyas sobre alimentación infantil (muy interesantes por cierto). Este pediatra también opina que no hace falta separar la clara de la yema. Si no hay casos de alergia al huevo en la familia, la mejor forma de ofrecerlo es en una tortilla francesa bien cuajada y que el bebé la tenga a su disposición para tocarla, introducirla en la boca y probarla.

Esto lo estuve hablando con Míriam, la podéis encontrar en Instagram como @la_pequena_valentina. Ella fue a una consulta con Carlos González para hablar con él de la Alimentación Complementaria y la introducción del huevo fue uno de los temas que trataron.

Así que nosotros decidimos hacerlo así. Lo comenté con una pediatra de confianza y me dijo que adelante. ¿Nos la jugamos mucho? Tal vez…

La regla

Hay una regla que hay que tener en cuenta y es que durante la introducción de un alimento nuevo no se ha de ofrecer otro alimento nuevo. Por tanto la introducción se tiene que hacer de uno a uno. Además en alimentos potencialmente alérgicos (como el huevo) se recomienda seguir la regla de los tres días, la cual tenéis muy bien explicada en este post de Natural Wean.

Cómo lo hicimos

Por supuesto nosotros seguimos la regla de los tres días. El primer día ofrecimos tortilla francesa (como he dicho bien cuajada), el segundo día hicimos tortitas de avena y plátano (aquí la receta) y el tercero un puré que llevaba medio huevo duro (yema y clara).

Menos el puré, que se lo di yo con cuchara (bueno lo intenté, a L no le mola nada la cuchara), fue ella la que gestionó lo de coger los alimentos y ponérselos en la boca (BLW). De la tortilla se comió una cuarta parte o así y luego jugó mucho con los trozos que quedaron. Me sorprendió como ella sola cogía la tortilla y la probaba. La tortilla se la hemos ofrecido en otras ocasiones y le gusta bastante.

De las tortitas no comió mucho, tal vez un cuarto de una tortita o así. Pensé que tal vez la textura no le molaba, pero las hice hace poco y le encantaron. Así que tal vez ese día no tenía hambre o no le apetecían. Tengo claro que las tortitas las haremos más veces. ¡A mí me encantan!

Como veis ofrecimos tres días seguidos el huevo, pero con recetas distintas, para que no siempre fuera en tortilla. A nosotros nos fue muy bien. Obvio L no tiene alergia al huevo, durante esos días estuve muy atenta por si tenía alguna reacción, pero nada.

Espero que os sirva la información.

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

2 comentarios sobre “Introducción del huevo

  1. Con la niña, sólo sabía que era mejor esperar a los 9 meses para introducirlo, así es que ese día le hice una tortilla francesa rellena de jamón y queso y la devoró entera. Cuando su enfermera se enteró del método puso el grito en el cielo, pero la pediatra dijo que había hecho bien, porque si hubiera sido alérgica, lo hubiéramos notado enseguida, pero si hubiera tenido sólo un poco de intolerancia, o le damos mucha cantidad o nos podría haber pasado desapercibida. Así es que con el niño repetimos el mismo sistema a lo bruto.

    1. Hay muchos pediatras que son partidarios de hacerlo así (más de lo que pensamos), pero claro también depende de si hay alergias en la familia o no… Yo a la mía se la ofrecí a los 7 meses y medio jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.