Nuestra experiencia con la lactancia materna diferida

¡Hola! Hoy os quiero contar nuestra experiencia con la Lactancia Materna Diferida, para los que no domináis el término, os comento que es aquella lactancia en la que el bebé se alimenta de la leche materna, pero no lo hace mamando directamente del pecho, sino que lo hace a través de otro recipiente (vaso, cuchara, biberón…)

Para poder practicar la lactancia diferida hay que extraerse leche, ya sea manualmente o con un extractor. Hace tiempo os publiqué un post en el que os hablaba de mi experiencia con los extractores de leche (tanto manual, como eléctrico). En ese mismo post ya os dejé unos cuántos trucos para sacarse leche.

Si amamantas a tu bebé, es posible que en algún momento necesites practicar la lactancia diferida, es decir, extraerte leche para dejársela. El motivo más común suele ser la incorporación al trabajo.

¿Por qué me he sacado leche?

Con E me sacaba leche para poder dejarla en momentos puntuales (bodas, eventos, cenas…), con L empecé antes a sacarme leche. Con eso de que estaba estudiando la opo, empecé pronto para que le pudieran dar mi leche y yo centrarme más en el estudio.

Empecé un pequeño banco de leche, me sacaba unos 50-100ml según el día. La leche extraída la guardaba en bolsas de plástico que son específicas para almacenar leche materna.

Mi mejor momento para sacarme leche era por la mañana, nada más levantarnos. L solía hacer las tomas nocturnas bastante espaciadas, por lo que daba tiempo a que el pecho se me llenara. Cuando nos levantábamos ponía a L en un pecho para que mamara y del otro me extraía leche.

Trabajo y lactancia

Cuando L tenía 4 meses recién cumplidos me llamaron para trabajar de lo mío, de maestra. No podía decir que no. Me habían llamado de la bolsa, consolidaba mi número y empezaba mi aventura como interina. Lloré mucho por tener que separarme de mi bebé, ahora casi 5 meses después sé que tomé una buena decisión. Gracias a ese mes que estuve trabajando, este año empezaré a trabajar antes.

No tenía mucha leche guardada, así que me organicé un plan de extracciones para que no le faltara nada y nuestra lactancia diferida tuviera éxito. Aprovechaba y antes de ir al colegio la despertaba, le daba un pecho y del otro me sacaba la leche que le ofrecerían a mitad mañana. A mediodía volvía a casa y lo mismo, ella toamaba de un pecho y del otro sacaba un poco para que le dieran antes de que llegara yo del trabajo.

Una vez llegaba la tarde y estaba en casa, ella tenía barra libre de leche.

Los fines de semana aprovechaba para sacar leche y congelarla, pero solo hacía una extracción, no más para no tener una súper producción. La verdad es que fue un mes, pero lo gestionamos muy bien y seguimos con Lactancia Materna Exclusiva.

Lactancia materna y escuela infantil

En septiembre L empezó la escuela infantil. Ya hemos empezado la Alimentación Complementaria, pero ya sabéis que hasta el año la leche es el principal alimento. Así que me estuve sacando leche antes de que empezara, con lo cual me hice un pequeño banco de leche.

Durante el mes de septiembre la dejé solo de 9 a 12. Cada mañana le llevaba una bolsita con mi leche, la cual le calentaban y se la daban a mitad mañana. La primera semana se tomó los biberones muy bien, la segunda empezó a tomar poca leche y la tercera no quería ni ver el biberón. Así que cambiamos la leche por galletas, tortitas y snacks saludables y aptos para su edad.

Cuando llegaba a casa tenía Lactancia Materna a demanda, además de ofrecerle sólidos (ya os comenté que estamos haciendo BLW).

La semana pasada empezó a ir todo el día, de 9 a 17. Como no sabía cómo iba a estar le llevé una bolsa con leche materna, pero como se come bien la comida, la merienda y por la mañana tiene el snack, aguanta genial sin biberón.

Así que actualmente solo toma leche (a demanda) cuando no está en la escuela infantil.

¿Cómo he ofrecido mi leche?

E NUNCA tomó mi leche en biberón, ni con cuchara, ni en vaso… solo la quiso en su recipiente original: la teta. Es por ello que a L le ofrecimos sobre el mes y medio, que la lactancia ya estaba establecida, su primer biberón con mi leche. No sé si fue porque lo intentamos antes, pero L cogió el biberón.

Siempre se la hemos ofrecido con los biberones de twistshake (los podéis encontrar aquí) son los que cogió a la primera. Por supuesto las primeras veces estuvo mucho tiempo y la mitad de la leche se la tiraba, pero poco a poco aprendió a succionar del biberón y aceptó mi leche en otro recipiente.

Ahora solo realizamos lactancia materna diferida cuando tengo algo puntual (fuera de horario escolar) que no puedo estar con ella.

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

4 comentarios sobre “Nuestra experiencia con la lactancia materna diferida

  1. Hola, ¿cómo es que llorabas cuando te llamaron para trabajar y dejabas a la nena con 4 mesecitos? Si ahora estás en casa con todo el tiempo del mundo, y la dejas todo el día en la guarde! De 9 a 5 una nena de 9 meses! Entendía que la llevaras de 9 a 12 por si te llamaban para trabajar, pero que le hayas aumentado la jornada mientras tú estás en casa… no me cabe en la cabeza. Chica yo la dejaría cuando no me quedara otra. En breve empezará con los virus y es muy pequeña!

  2. De verdad que no me puedo callar. Que manía tenéis de criticar a la gente!!! Cada madre hace lo que la da la gana y nadie tiene porque decirle lo contrario, aunque no estés de acuerdo. Si no te gusta lo que hace, no la sigas y punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *