Los reflejos temporales de los bebés
Reflejo de presión plantar en el bebé
Foto: Luma Pimentel en Unsplash

Los reflejos temporales de los bebés

Cuando nace un bebé, le hacen una serie de pruebas para medir los reflejos que tiene y si estos están dentro de los parámetros normales.

Entre ellos están los reflejos temporales, llamados así porque según avanza el desarrollo del niño, éstos desaparecen.

Yo los estudié durante la carrera y durante un curso que di de Psicologia, así que no os extrañe que en cuanto tenga a la peque mire a ver si los hace todos, si tú también quieres hacerlos, te dejo a continuación cuáles son:

Reflejo de succión

Si se le acerca un objeto al bebé, éste tiende a meterlo en la boca, chupar y hacer un movimiento rítmico de succión.

Reflejo de búsqueda o periorial

Al tocarle la mejilla, el bebé tiende a girar la cabeza en la dirección en la que le hemos tocado para chupar aquello que le ha tocado. Este reflejo es el que le ayuda a encontrar el pezón de la madre cuando se le está amamantando.

Reflejo ambulatorio o de marcha

Si cogemos al bebé de debajo de los brazos y lo ponemos sobre una superficie, sus pies tienden a tocar la superficie y mueve las piernas como si fuera a andar. Este reflejo desaparece, pero evoluciona para dar paso a la marcha.

Reflejo de aferramiento o prensión palmar

Es aquel que tiene el bebé cuando se le pasa el dedo por las palmas de la mano y éstas lo agarran con fuerza.

Reflejo de prensión plantar

Es igual que el anterior, pero en este caso intenta cerrar los dedos de los pies al hacer presión en la planta.

Reflejo de moro

Es aquel en que al sujetar al niño sobre su espalda y hacerlo descender súbitamente (como si sufriera una caída) éste tiende a abrir los brazos hacia los lados con las palmas de las manos abiertas y luego los junta con los puños cerrados.
Es un reflejo que nos indica el miedo a caer que tienen los recién nacidos.

Reflejo Babinski

Si se le roza / acaricia la planta del pie tiende a abrir los dedos como un abanico.

Reflejo tónico del cuello

Si tenemos al bebé acostadoboca arriba y rotamos su cuello hacia un lado, observaremos como todo su cuerpo rota hacia ese mismo lado extendiendo el brazo del lado al que dirige la mirada.

Reflejo de Galant

Estando el bebé tumbado hacia abajo, si le pasamos el dedo por la espalda (de forma paralela a la columna), su cuerpo se arquea.
¿Habéis probado a hacerlos con vuestros peques?
Participa

1 comentario