Receta de gazpacho sin pan
Receta de gazpacho sin pan

Receta de gazpacho sin pan

¡Hola bonitos! Quienes que me conocéis, estaréis alucinando con la receta que voy a publicar hoy y, al resto, os voy a contar por qué. Señoras y señores, confieso que no me gusta el tomate natural, ale ya lo he soltado.

El tomate natural me sienta mal y simplemente no lo consumo, pero sí me gusta frito y en salsa. De hecho, siempre prefiero un buen sofrito de cebolla y tomate completamente casero, que uno ya preparado.

Por eso, la receta de hoy puede sorprender, pero que no me guste a mí no significa que tanpoco guste al resto, así que os voy a publicar una receta fresquita y con un protagonista inconfundible: el tomate.

Cómo ya sabéis la firma Babymoov me nombró embajadora de su firma y he estado probando varios de sus productos, entre ellos el robot Nutribaby y el cual he usado para hacer esta receta. La verdura que usé es de Disfruta & verdura.

Gazpacho sin pan

Ingredientes

Tomates frescos

Los ingredientes que necesitamos para hacer este gazpacho son:

  • 1 kg de tomates, mejor si están maduros.
  • 1 pimiento verde italiano.
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pepino pequeño.
  • 1/2  cebolla pequeña.
  • aceite de oliva.
  • vinagre.
  • sal.

Cómo hacer el gazpacho

Gazpacho casero sin pan

Lo primero que vamos a hacer es pelar y trocear los tomates, la cebolla y el pepino. También trocearemos los pimientos.

Una vez tengamos todas las verduras troceadas, metemos la cebolla, los pimientos, el pepino y unos trozos de tomate en la batidora y batimos. Una vez batidos, incorporamos el resto de tomates y seguimos batiendo hasta que ya esté todo líquido.

El siguiente paso es aliñar el gazpacho y aquí ya os digo que en esta receta no hay medidas exactas, simplemente hay que echar un chorro de aceite (se puede probar a poner de primera 2 cucharadas soperas y luego ir añadiendo), un chorrito de vinagre (la cantidad de vinagre depende de si os gusta con mucho/poco sabor avinagrado) y una pizca de sal.

Volvemos a batir el gazpacho ya aliñado, lo ponemos en una jarra y lo metemos en la nevera durante unas 4 horas. Cuanto más fresquito esté mejor, de hecho hay gente que le pone unos cubitos de hielo para enfriarlo, pero también hace que esté más aguado.

Una vez frío, solo hay que servirlo y… ¡a disfrutar!

Participa