Soy maestra y busco trabajo

Hola, soy Nuria, acabo de cumplir 27 años y busco trabajo. Sé que no suelo empezar los post presentándome, pero necesitaba escribir esta reflexión:

Me gusta mi vida. Soy feliz. Estoy casada desde hace tres años y tengo una preciosa niña de 22 meses. Pero hay algo que falla. Hay algo que no me deja dormir por las noches y me inquieta durante el día.

unnamed (5)

Necesito trabajar. Terminé la carrera en 2011 y tuve la fortuna de que el colegio que me vio crecer confió en mi para dar clases siete horas y media a la semana. Es una miseria, pero en ese momento me parecía genial.

Había terminado la carrera meses antes y ya tenía trabajo. No me podía quejar, o eso pensaba. Fueron dos cursos trabajando en ese colegio siete horas a la semana. Llamadme ilusa, pero pensé que tras esos dos años las puertas de los colegios se abrirían ante mí para ofrecerme todas las vacantes disponibles. “Tengo experiencia y los otros no”, pensaba.

¿A qué no os imagináis lo que pasó? Efectivamente. No se abrió ninguna puerta. Después de casarme me trasladé a vivir a Valencia: más colegios, más posibilidades y más maestros en paro. La cosa fue a peor.

Tres años llevo ya en Valencia y he acudido a quince entrevistas de trabajo en quince colegios diferentes. De esas quince posibilidades de trabajo sólo he tenido la oportunidad de demostrar lo que valgo en una. Y jamás dejaré de agradecérselo. En el resto siempre recibo la misma respuesta: “Nos has encantado, pero hemos contratado a alguien con más experiencia”. No importa que seamos cuatro o diez candidatas. La respuesta siempre es la misma.

Experiencia: ¿Qué es eso? Lo que tanto buscan las empresas de este país sin importar si el otro candidato es mejor o no. Cada vez que me dicen que no tengo experiencia me viene a la mente este Tweet:

tweet

Soy diplomada en Magisterio Educación Especial y Educación Infantil, tengo un nivel B2 de inglés, tengo muchos cursos sobre educación, la DECA, la capacitació de valencià, el mitjà y acabo de comenzar un Máster. Sinceramente, no sé cómo quieren que tenga experiencia si no me dan la oportunidad de adquirirla.

Pero la realidad de nuestro país es esta. Una carrera no te abre las puertas para trabajar en tu profesión. Ni una carrera, ni dos, ni un máster, ni idiomas. Da igual que tengas muchísimas ganas de trabajar y que seas la persona más feliz del mundo delante de una clase llena de niños. Eso les da igual.

El pez que se muerde la cola.

Vista la situación y dado que en los colegios concertados/privados la cosa no pintaba bien, decidí apuntarme a una academia para presentarme a las oposiciones de maestros. Fueron diez meses de academia en los que cuidé de mi hija, de la casa, estudié y trabajé. Si, trabajé (por unos meses).

Afortunadamente, en la entrevista número 13 me eligieron. Fueron cinco semanas para cubrir una sustitución de mi especialidad y fui la maestra más afortunada. Sentía que pertenecía de nuevo al mundo real. Familia, trabajo… ¿qué más podía pedir?

Tras la sustitución volví a meterme de lleno con las oposiciones. Me sentía ilusionada y con ganas de presentarme a una oposición, hasta que me di de bruces con la realidad. Da igual lo que estudies porque tus resultados los decide un tribunal (compuesto por profesionales) sin unas pautas objetivas de calificación. Y aunque lograse sacar un diez, los méritos y la experiencia influyen tanto en la nota final que cualquiera con un aprobado y algo de experiencia pasaría delante de mí.

Estudié 25 temas de 25 posibles. Ante el tribunal tuve que escoger uno de los dos temas que salieron por sorteo. En cada tribunal tocan unos temas diferentes. Es decir, si hay diez tribunales y cada tribunal tiene dos temas, en total hay veinte temas (algunos repetidos).

Cada opositor escoge uno de los dos temas, el cual, después de redactarlo, se canta (se lee) ante  los cinco miembros de su tribunal. Esos cinco miembros son un inspector de educación y cuatro maestros. Sé que es tremendamente complicado decidir los criterios de evaluación de una prueba en la que se presentan miles de personas, pero ¿dónde esta la objetividad? ¿cómo van a evaluar esas cinco personas a cada opositor por leerles un tema? ¿por qué mi tema  es más fácil/difícil que el de otro opositor?

No tiene sentido. Una oposición objetiva estaría formada por pruebas en las que todos los opositores tuviesen las mismas oportunidades, pero las que tenemos actualmente en la Comunidad Valenciana no lo son.

Así que tras quince entrevistas en diferentes colegios, tras unas oposiciones fallidas, después de dos años de experiencia, de tener dos diplomaturas, de tener un nivel oficial de inglés y miles de cursos… Nada importa. Todo sigue igual. Sigo siendo una maestra en paro que ve cómo empieza un nuevo curso escolar y que sigue teniendo la ilusión de que tal vez este año llegue mi oportunidad para conseguir lo que más deseo: Trabajar de lo mío.

Sí, me faltará experiencia, pero lo cambio por ganas, motivación e ilusión. 

Image and video hosting by TinyPic

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest, Youtube y Google+

¿Quieres compartir este post?

14 comentarios sobre “Soy maestra y busco trabajo

  1. Lo primero de todo, ánimo. Yo hace 11 años que acabé la carrera y no siquiera me ha llegado la primera oportunidad, no entrevista ni nada. Tengo miles de cursos, DECA e inglés y aquí seguimos, en la lucha 💪🏻

  2. Es así de triste pero no los mejores profesionales están trabajandl. Es cuestión más de estar en el momento oportuno. Yo volví a la universidad a estudiar magisterio tras no encontrar trabajo como psicóloga y, al final, por hacer eso estoy trabajando como psicóloga en un cole… Tuve que dar muchas vueltas pero llegué. Verás como tú también tienes una oportunidad pronto!

  3. Animo Nuria, seguro que tu oportunidad llega cargada de cosas buenas, basta que aparezca la primera para que lleguen las demás y ahí sí que te vas a reír del porqué no llegaron antes. Así es la vida.. Nunca llega cuando queremos sino cuando ella misma se encarga de decirnos que aquel no era el momento sino este! Un abrazo

  4. Hola Nuria, es una pena tener que leer este tipo de post, el hecho de llegar a esto es injusto.
    El maestro de mi hermana de 12 años dijo algo muy relacionado, ¿qué hago yo aquí todavía? Soy maestro desde hace 40 años, tengo experiencia pero estoy cansado, hay que dejar paso a las nuevas generaciones… ( yo con 29 también lo tuve de tutor)

    Todo llega, no desesperes, eres muy joven y lo mejor siempre está por llegar, las cosas pasan por algo y seguro que esto es una señal para que disfrutes de tu hija que aún es pequeña.

    Mucho ánimo y muchos besos!!!

  5. Hola!!! No sabes cómo te entiendo. Yo también termine hace tiempo y nada ni siquiera te llaman, y es siempre lo mismo necesita experiencia, pero si no nos dan la oportunidad como la vamos a tener!!!!!!!! Yo el curso pasado empecé ha estudiar administración y finanzas para intentar tener más posibilidades. Y este verano casi por casualidad encontré una oferta, que nada tiene q ver con lo que he estudiado o estoy estudiando, pero a estas alturas es algo q me gusta y que tengo la ilusión y las ganas por hacerlo y además me permite crecer dentro de la empresa. Animo q tú puedes y ya veras como dentro de nada estás con los peques!!!! Muchos besos para ti y #lapequeñaE de parte mía y de otra E 😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.