Viajar a Montreal con niños

La última parada de nuestro roadtrip por Canadá, fue Montreal. Y sin duda dejamos la guinda del pastel para el final. Montreal nos encantó. Es una ciudad muy bonita, cosmopolita, segura, con atractivos turísticos y muchas actividades qué hacer.

Le de dedicamos 2 días y medio y tres noches, así que tuvimos tiempo suficiente para visitar la ciudad con total tranquilidad. Además coincidimos con el Pride de Montreal y vimos cómo la ciudad se volcaba con la comunidad LGTBIQ. Las niñas alucinaron con el desfile y la música.

Dónde alojarse

Nos alojamos en el Hotel Y de Montreal, está bien situado. A unos 30 minutos andando está la zona antigua de la ciudad y tiene parada de metro a unos 2 minutos andando. Además tiene a 5 minutos un supermercado que abre los 7 días de la semana y tiene… ¡de todo! Disponíamos de una habitación con dos camas de matrimonio y un baño y compartíamos cocina y lavandería con el resto de huéspedes.

Cómo desplazarse

Como ya he comentado teníamos a dos minutos una parada de metro, así que aprovechamos y compramos un billete de 24 horas. Al principio fuimos andando, pero después de medio día viendo la ciudad, preferimos movernos en transporte público. Así también pudimos ver los sitios que quedaban más alejados del Hotel.

Para ir al aeropuerto cogimos el autobús 747. El billete se compra en unas máquinas expendedoras que hay al lado de la parada de bus o en las estaciones de metro. En este post tenéis más información.

Qué ver

  • Puerto Viejo de Montreal. Hace tiempo fue el puerto, pero ahora es una zona de disfrute, sobre todo en verano. Hay puestecitos de comida (foodtrucks) y suelen hacer ferias los fines de semana. Hay una zona multiaventura muy chula, nosotros la vimos, pero no entramos. En esta zona está la “gran rueda” de Montreal, desde donde se tiene una vista de 360º de la ciudad.
  • Gay Village. Es la zona de gay de la ciudad y una de las zonas de marcha. Su calle principal está decorada con miles de esferas de colores que forman un arco iris.

  • Oratorio St. Joseph. Es la iglesia más grande del país. Nosotros fuimos adrede a verla y es enorme. Personalmente me gustó más por fuera que por dentro.
  • Basílica de Notre Dame. Tiene un aire a la parisina, nosotros no la vimos por dentro, pero por fuera me pareció preciosa, además tiene una plaza justo delante (la Plaza de Armas) desde la que salen fotos preciosas.

  • La Torre del Reloj. Está justo al puerto viejo de Montreal, es una torre blanca de 45 metros. Es un monumento conmemorativo a los marineros canadienses que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial.
  • Montreal Worl Trade Center. Es un edificio que alberga un conjunto de oficinas, un centro comercial y un hotel. Mezcla toques clásicos y modernos en una perfecta armonía. Cabe remarcar que la fuente que tiene en su interior refleja la fachada del edificio y la estatua central.

Qué hacer

  • Perderse por los comercios de RESO. Es una galería subterránea llena de tiendas. Nosotros paseamos nos perdimos por sus pasillos. Es un plan perfecto para los meses de frío.
  • Hacer una foto de la ciudad desde Mont Royal. El parque de Mont Royal se puede considerar el pulmón de la ciudad, es un sitio genial para hacer deporte o perderse entre sus árboles y zonas verdes. En la parte más alta hay un mirador desde el que se tienen unas vistas preciosas de la ciudad.

  • Pasear por la calle St Paul. Es la calle más antigua de la ciudad y una de las más pintorescas por su suelo empedrado y sus casitas de estilo europeo. Nosotros la pillamos en obras, pero aún así me pareció bonita.
  • Descubrir Rue St. Catherine. Es la calle de referencia de la ciudad, su arteria principal. Esta repleta de comercios, pubs y teatros.
  • Explorar el casco viejo de Montreal. Vieux-Montreal es el corazón de Montreal. Lo ideal es perderse entre sus callecitas llenas de bares y tiendecitas. Es una zona muy agradable para pasear con sus calles adoquinadas. A mi me encantaros sus edificios, sus boutiques y sus fachadas.

Dónde comer

De los sitios dónde comimos os voy a recomendar dos que nos encantaron:

  • Mister Steer. Se encuentra en el 1198 de Saint-Catherine St W. Llegamos a él de casualidad, ya que nos pillaba a un par de manzanas de nuestro hotel. En su amplia carta podéis encontrar hamburguesas, perritos, batidos, platos combinados, pollo, postres… Disponen de menú infantil y la decoración del sitio estilo años 50 mola mucho.

  • Cora Breakfast & Lunch. Es una cadena de restaurantes en Canadá con una carta repleta de desayunos y almuerzos. Una opción genial para tomar el brunch en la ciudad. Yo me decanté por los huevos benedict y Miguel por un plato que combinaba tortitas y revuelto. Sin duda más que recomendable.

¡Espero que os sirvan todos estos datos!

Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterestYoutube y Google+

¿Quieres compartir este post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.