Yo trabajo, tú creces

¡Hola!

En breve hará 4 semanas que estoy trabajando en el cole, lo que iba a ser solo una semana, se ha prolongado bastante. En parte estoy muy contenta, ya que me va fenomenal y desde el primer día ha habido muy buen rollo con los compañeros, además estoy muy agradecida de poder trabajar de lo mío.

Antes ya había trabajado de maestra,  pero no de mi especialidad, 5 años me ha costado llegar a esto, así que como os imaginareis lo estoy aprovechando al máximo y me estoy empapando de sabiduría para demostrar más adelante mi experiencia.

Captura de pantalla (47)

Llevaba mucho tiempo esperando una oportunidad así (demasiado), pero cuando llegó me abrumé y aunque tengo la suerte de poder dejar a E con sus abuelos, el primer día no fue nada fácil.

Ya sabéis que durante la temporada de Navidad estuve trabajando en una tienda y ya viví mis primeros días sin E, pero en esta ocasión me afectó mucho, probablemente porque era entre semana y eran muchos días seguidos sin nuestra rutina, esa que llevamos haciendo desde que nació.

Muchas de vosotras os habéis encontrado en esta situación cuando vuestro bebé tenía a penas 4-6 meses, ya que la baja por maternidad suele durar unas 16 semanas. En mi opinión a esa temprana edad un bebé no está preparado para separarse de su figura de apego, pero la cosa es así y muchas os veis obligadas a dejarlo en escuelas infantiles o con familiares.

Haciendo repaso de esto, debo decir que he sido muy afortunada por estar 15 meses enteros con E, viendo sus progresos día a día y disfrutando de ella, pero por mucho que ya no sea un bebé de 4-6 meses, es duro separarse de ella.

De hecho me da la sensación de que casi no estoy con ella, ya que hay días que salgo de casa y ella aún no se ha levantado y por la tarde llego sobre las 18, por lo que me queda un ratito para jugar con ella, pero a la vez tengo que hacer cena, la comida del día siguiente y, si puedo, adelantar el estudio. Como veis me quedo sin prácticamente horas. Os preguntaréis cuándo escribo los post, este mismo lo estoy escribiendo en el metro mientras vuelvo hacia casa.

Y aún muchos me diréis que tengo la suerte de tener un horario escolar, que en parte es verdad, pero tampoco deja mucho tiempo para estar con ella. De hecho ¿no os da la sensación que crecen más rápido cuando no estáis con ellos? El tiempo se me escapa de las manos y hay días que me gustaría tener más horas… Tengo la sensación de que ella crece a pasos agigantados y que yo no estoy para verlo.

Así que durante este período hemos aprovechado mucho los fines de semana, sobre todo para estar los tres y disfrutar en familia, cosa que echo mucho en falta entre semana por los horarios de trabajo.

Sé que esto no es para siempre y de hecho en breve (y hasta que tenga otra oportunidad) volveré a estar con E las 24 horas del día, pero ya he vivido este primer contacto con la realidad de la madre trabajadora.

¡Besos!

Image and video hosting by TinyPic
 
Sígueme en FacebookTwitterInstagramPinterest y Google+
¿Quieres compartir este post?

5 comentarios sobre “Yo trabajo, tú creces

  1. Por circunstancias, un traslado de ciudad, nobtrabajo y estoy cn la peque las 24 horas. Ahora tiene 9 meses. A veces me siento mal, y digo, tngo q ponerme a buscar trabajo YA. Toda la vida he estado trabajando….y parece q me sienta culpable. Pero realmente soy afortunada de estar cn la pequeña y no perderme 1 segundo. Hay q aprovecharlo!!!

  2. Buffffff, no sabes como te entiendo!!! Yo tambien pude disfrtutar de mi nene 15 meses hasta que me llamaron para trabajar en un plan de empleo del ayuntamiento. Se me hizo duro, pero como E, ese tiempo lo pasaba con los abuelos y a las 15:00 horas ya estabamos juntos otra vez. Era mi reenganche al mundo laboral despues de 5 años parada. Tuve la suerte de nada más acabar el contrato con el ayuntamiento, encontrar un empleo de lo mío; pero la suerte se quedó ahí, porque es a jornada completa y partida. LLego a casa alrededor de las 20:30 y no tengo tiempo ni de jugar con Alvaro. Sólo lo veo para darlo el desayuno, la comida y la cena. Y si a eso le sumas que Álvaro es muy mal comedor… puedes imaginar lo poco que disfruto de él 🙁
    Necesitamos mover el mundo para que esto cambie!!!

  3. La triste vida de la madre trabajadora….
    A mi se me escapa el tiempo entre los dedos. Mi pequeño Unai tiene el mismo tiempo q E, nacieron el mismo día, es una pena, pero est o es así. Yo tengo un horario de madrugadas por lo que me pierdo poco tiempo de el, pero voy agotada.
    Así q tenemos q disfruatr e cada segundo con ellos

  4. Mi hija tiene 8 meses, hay días que me planteo ponerme a buscar trabajo, pero me entra una pena horrible al pensar en separarme de ella. Asique lo que estás viviendo debe ser una horrible sensación de sentimientos encontrados…

  5. Yo empecé a trabajar cuando mi niña tenía 14 meses y también me siento muy afortunada por todo este tiempo que hemos estado juntas. He solicitado reducción de jornada para tener derecho a turno fijo (trabajo a turnos) y ahora además hay semanas que apenas trabajo 2 o 3 días… Así que contenta igualmente de estar bastante con ella. Aunque los días que trabajo y llego a recogerla sobre las 17h también veo que pasa todo demasiado deprisa…

    Mucho ánimo, aprovecha esta experiencia! Se nos va una etapa, pero pronto volverá otra igual de intensa 😉
    Te sigo y te añado a mi lista de blogs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.